Advierte de las intrigas

"La Iglesia no es una corte", dice el Papa a cardenales

Sobre estas líneas, monseñor Jorge Carlos Patrón Wong, secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero del Vaticano, con yucatecos que asistieron ayer a la misa que el papa Francisco concelebró con 19 nuevos cardenales en la Basílica de San Pedro: a la izquierda, seminaristas Germán Chan Cauich, Juan Carlos Pat Itzá, Juan Hoil Ucán y Daniel Ortiz Torres; a la derecha, los presbíteros Jorge Antonio Laviada Molina, Patricio Sarlat Flores y José Valentín Utzil Yam. Debajo, con los sacerdotes Laviada Molina y Sarlat Flores en el interior de la basílica

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El papa Francisco advirtió ayer a los nuevos cardenales de la Iglesia contra las intrigas, las habladurías, las camarillas y los favoritismos “porque la Iglesia de Roma no es una corte”.

Lo anterior fue declarado durante el sermón de la misa que concelebró en la Basílica de San Pedro con 19 nuevos purpurados, a los cuales entregó el birrete en la víspera. En la ceremonia participaron 150 integrantes del Colegio Cardenalicio.

“Los cardenales deben tener un ‘suplemento de entrega gratuita’ que los obliga a atestiguar con mayor celo y ardor estas actitudes de santidad”, señaló el Pontífice.

“El cardenal entra en la Iglesia de Roma, no en una corte. Evitemos todos y ayudémonos unos a otros a evitar hábitos y comportamientos cortesanos: intrigas, habladurías, camarillas, favoritismos, preferencias”, agregó.

Francisco llamó a los purpurados a “amar a quienes les llevan la contraria, a bendecir a quienes hablan mal de ellos, a saludar con una sonrisa a quien tal vez no lo merece, a no pretender hacer valer su propia voluntad por encima de los demás”.

Además insistió en “contraponer la mansedumbre a la prepotencia y a olvidar las humillaciones recibidas, porque a quien quiere seguirlo Jesús le pide amar a los que no lo merecen, sin esperar recompensa, para colmar los vacíos de amor que hay en los corazones, en las relaciones humanas, en las familias, en las comunidades, y en el mundo”, agregó el Papa.

De acuerdo con el Pontífice, “Cristo no enseñó buenos modales o formas de cortesía porque, para eso, no era necesario que bajara del cielo y muriera en la cruz”.

Por otra parte, el papa Francisco pidió ayer a los ministros católicos (sacerdotes, obispos y cardenales) ser servidores del pueblo y no sentirse “dueños” ni considerarse “propietarios de poderes especiales”.

Durante el mensaje posterior al rezo del Angelus dominical, pronunciado desde la ventana de su estudio ante una Plaza de San Pedro del Vaticano llena, advirtió contra las divisiones entre los diferentes grupos dentro de la Iglesia.

“En las comunidades cristianas (diócesis, parroquias, asociaciones, movimientos) las diferencias no pueden contradecir el hecho que todos, por el bautismo, tenemos la misma dignidad: todos en Jesucristo somos hijos de Dios”, indicó.

“Aquellos que han recibido el ministerio de guía, de predicación, de administrar los sacramentos, no deben considerarse propietarios de poderes especiales, sino de ponerse al servicio de la comunidad, ayudándola a recorrer con alegría el camino de la santidad”, agregó.En su reflexión el Papa partió de las divisiones que existían en la Iglesia de los primeros siglos, en la cual existían grupos que se referían a varios predicadores considerándolos sus jefes.Asimismo, pidió a Dios la gracia para que todos los cristianos trabajen por construir la unidad, una unidad que es más importante que los conflictos. “La unidad es de Dios, los conflictos son problemas que no siempre son de Cristo”, apuntó.El Pontífice insistió que todos deben servir en el nombre de Cristo, pero los ministros deben ser “buenos servidores, no buenos dueños”.Ante la multitud recordó que anteayer sábado elevó al rango de cardenal a 19 clérigos de diversas partes del mundo y, con su ya acostumbrado estilo cercano, pidió a la plaza hacer un aplauso para ellos.”Los invito a sostener a estos pastores y asistirlos con la oración, para que guíen siempre con celo el pueblo que les ha sido confiado, mostrando a todos la ternura y el amor del señor”, ponderó.

Papa | Mensaje

El papa Francisco exhortó a los ministros de la Iglesia a no crear divisiones.

Iglesia incipiente

En su reflexión, el Papa partió de las divisiones que existían en la Iglesia de los primeros siglos.

Trabajar por la unidad

También pidió a Dios la gracia para que todos los cristianos trabajen por construir la unidad, la cual importa más que los conflictos. El Pontífice insistió que todos deben servir en el nombre de Cristo.




Volver arriba