El rey Juan Carlos de España abdica por un “futuro cargado de esperanza”

MADRID (EFE).— La abdicación ayer del rey de España Juan Carlos y su sucesión por su hijo Felipe da paso a un período que pretende ser de esperanza e impulso, como admitió el propio monarca, tras casi 39 años de reinado en los que se consolidó la democracia en España.
Juan Carlos de Borbón, de 76 años, accedió al trono en noviembre de 1975, tras la muerte de Francisco Franco, y España volvió así a un modelo de Estado monárquico que se había interrumpido en 1931, cuando su abuelo, Alfonso XIII, decidió ir al exilio tras el éxito de los partidos republicanos en unas elecciones municipales.
Los últimos años han sido especialmente difíciles para la sociedad española y también para la familia real, como esas mismas encuestas han reflejado, porque ya la figura del monarca no es tan apreciada.
En su declaración institucional de ayer el rey aludió a la crisis económica que España padece desde finales de la pasada década y que “ha dejado serias cicatrices en el tejido social”.
“Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad”, reconoció el rey quien, sin embargo, ve en la coyuntura la posibilidad de remontar.
Por eso la crisis “también nos está señalando un camino de futuro cargado de esperanza. Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender las transformaciones y reformas que la coyuntura está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana”, dijo el soberano.
En ese contexto el Rey situó ayer a su hijo, el príncipe de Asturias, de 46 años, de quien dijo que “tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la jefatura del Estado y abrir una etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación”.

 

Vea el vídeo con el mensaje de abdicación del rey Juan Carlos, transmitido ayer a los españoles: 

 




Volver arriba