El Papa, convertido en “superhéroe”

Se torna popular en redes sociales un grafiti callejero

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El papa Francisco se convirtió en “superhéroe” gracias al grafiti realizado por un artista callejero italiano a unas cuadras del Vaticano, cuya imagen ya seconvirtió en viral en las redes sociales.

Mauro Pallotta jamás hubiese imaginado que una de sus obras obtendría tanta atención, pero su idea de representar al argentino Jorge Mario Bergoglio como los ídolos de las caricaturas estadounidenses captó el interés de la prensa internacional.

Ayer la esquina de la calle Borgo Pío, donde colocó su dibujo, atrajo a turistas y curiosos que se sacaban fotografías, comentaban los detalles y felicitaban al autor.

“Para mí este Papa es un superhéroe, como los superhéroes de la Marvel que son metáforas de la mitología griega. En este caso hablamos de mitología moderna. Francisco es un superhéroe que tiene poder y lo usa para el bien del pueblo. Por eso es muy pop”, dijo Pallotta.

“Tiene en la mano la maletita con los valores cristianos y una bufanda con los colores de San Lorenzo, eso lo hace ser más humano. Es humano, es humilde, pero es un superhéroe”, agregó.

En entrevista con Notimex, el artista reveló que la idea de pintar al Papa como Superman o Batman le vino mientras estaba leyendo unos cómics y miraba la televisión. Al ver a Francisco en la pantalla sintió una “conexión inmediata”. Entonces se puso a trabajar en un retrato del pontífice como un superhéroe, hizo un boceto pequeño y después realizó el mismo en grande, lo recortó y lo fue a pegar donde se encuentra ahora. Aclaró que no se trata de un grafiti de pintura porque no tenía intención de arruinar la pared de un edificio histórico. Por ello -sostuvo- lo realizó en papel que se puede despegar en cualquier momento, aunque con el paso del tiempo se arruinará. Al preguntarle si había pedido permiso para colocarlo, entre risas contestó: “No, es ilegal”. De todas maneras ninguno de los vecinos se ha quejado todavía. “Sinceramente no esperaba tanta atención mediática. Para mí es nuevo, mañana voy a poder decir algo al respecto pero ahora no entiendo nada. Me gustaría regalarle el dibujo original al Papa, es una pintura pequeña, aunque todavía no tengo ningún contacto con El Vaticano”, confesó. Aunque las redes sociales recibieron la obra con simpatía, algunos católicos se lamentaron por considerar que banaliza la figura del obispo de Roma. “Yo lo hice por estima al Papa y jamás para insultarlo. Un superhéroe para mí es siempre positivo, no logro ver la fase negativa en una cosa de este tipo. Nunca vas a dejar contentos a todos. Por mi parte estoy contentísimo de haberlo hecho, quizás con una atención un poco exagerada”, respondió Pallotta.Por otra parte, en una carta que publicó ayer el diario del Vaticano L’Osservatore Romano, el Papa cuenta que desde joven aprendió a privarse de cosas y desde los 13 años ya le preocupaban los pobres. En una carta denviada a un compañero sacerdote en 1990, el entonces reverendo Jorge Mario Bergoglio le narraba todas las cosas que aprendió durante el sexto grado que estudió en una escuela salesiana en Buenos Aires. La carta es admirable debido a que recordaba los nombres de todos sus instructores sacerdotales de cuatro décadas previas. Pero lo más importante es que recordaba lecciones particulares, incluida una noche de octubre de 1949 en la que aprendió sobre la muerte, la noche en que comenzó a decir sus oraciones antes de dormir (lo cual nunca ha dejado de hacer), y la profundidad de su adoración al equipo de fútbol San Lorenzo. Pero también recordaba haber aprendido ese año ciertas lecciones de vida sobre compasión, pureza sexual y lo que llamó la “cultura católica” y la importancia de velar por los más necesitados. “Recuerdo haber aprendido en ese lugar a privarme de ciertas cosas y dárselas a las personas más pobres que yo”, escribió Bergoglio. Francisco ha hecho del acercamiento a los pobres y marginados la prioridad de su pontificado, diciendo que la Iglesia debe ser como un “hospital de campo” para los devotos heridos, listo para recibir con misericordia a los más necesitados. El Papa escribió la carta en 1990, cuando vivía en Córdoba, durante lo que ha sido descrito por biógrafos como un tipo de exilio después de su difícil cargo de director de la orden de los Jesuitas en Argentina durante la dictadura militar del país y período subsecuente como rector de un seminario jesuita. La carta fue escrita a un sacerdote salesiano en Argentina para elogiar la educación salesiana que dijo Bergoglio haber recibido en la escuela Wilfred Baron de los Santos Angeles en Ramos Mejía, en las afueras de la capital, entre amenazas de que la orden podría entregar algunas de sus escuelas a administradores laicos. La carta fue descubierta recientemente en los archivos de la orden salesiana en Buenos Aires, y publicada completa ayer en el diario del Vaticano.




Volver arriba