Duró dos minutos un tiroteo

El atacante en Colorado quería herir a muchos

Dos alumnas buscan consuelo en un abrazo, tras un tiroteo en una secundaria en el estado de Colorado, donde el responsable se quitó la vida después de herir a por lo menos dos personas. El tiroteo se suma a larga lista en Estados Unidos, que hace un año se conmocionó con la matanza de 20 alumnos

CENTENNIAL, Colorado (AP).- Un adolescente de 18 años que hirió a tiros a una compañera de su escuela secundaria en un suburbio de Denver, antes de darse un tiro mortal, llevaba una escopeta, un machete y tres bombas incendiarias, además de municiones pegadas al cuerpo.

El jefe de la policía del condado de Arapahoe, Grayson Robinson, dijo que el atacante, Karl Pierson, quería vengarse del bibliotecario, cuando abrió fuego anteayer.

El bibliotecario dirige el equipo de debates del plantel, del que Pierson era miembro. En septiembre, el bibliotecario castigó al joven pero no lo expulsó del equipo.

El jefe de la policía cree que el joven trataba de herir a tanta gente como fuese posible, sin embargo, se suicidó menos de dos minutos después de entrar a la escuela cuando supo que la policía se acercaba.

Pierson compró la escopeta legalmente el 6 de diciembre en una tienda local. Cualquier persona mayor de 18 años puede comprar una escopeta en Colorado, pero sólo los mayores de 21 pueden adquirir una pistola. Robinson identificó a la estudiante herida: Claire Esther Davis, de 17 años, quien estaba sentada junto con un amigo cerca de la puerta que Pierson usó para entrar a la escuela y que no pudo ver cuanto el atacante comenzó a disparar. Davis no era un blanco específico, dijo el jefe policial. Robinson dijo que Pierson compró las municiones el viernes y que llegó a la escuela con varias rondas. El jefe de la policía cree que el joven trataba de herir a tanta gente como fuese posible pero se suicidó menos de dos minutos después de entrar a la escuela cuando supo que la policía se acercaba. Todo parece indicar que gracias a la respuesta estratégica de la policía se evitó un mayor derramamiento de sangre, en la víspera del aniversario de la matanza en la escuela primaria de Newtown. Casi media hora después de que hiriese a la adolescente, Pierson fue encontrado muerto dentro de la escuela, al parecer de un disparo que el mismo se infligió con la escopeta. Otros dos estudiantes fueron dados de alta después de que se les atendiera de lesiones menores. Las autoridades desalojaron a cientos de estudiantes en una procesión ordenada, una muestra de las medidas de seguridad enérgicas que desarrollaron la policía y las escuelas tras la matanza a tiros ocurrida en 1999 en Columbine, a casi 13 kilómetros al oeste de la secundaria Arapahoe. Todos los alumnos de Arapahoe ingresaron en esta escuela después de los acontecimientos trágicos ocurridos en Columbine y han crecido en una era de mayor concienciación sobre la seguridad. Después de la tragedia en Columbine, la policía en todo Estados Unidos desarrolló un adiestramiento especial para enfrentar a “un agresor armado activo”‘: los agentes deben avanzar rápidamente hacia el foco de los disparos para detener al sujeto armado, y si es necesario pasarán por encima de cadáveres y víctimas desangrándose. “Los primeros agentes y policías en las inmediaciones ingresaron de inmediato en la escuela para ubicar y enfrentar al sujeto armado, y mantener seguros a los demás estudiantes”, dijo Robinson. “Los agentes se dirigieron hacia el chico literalmente en cuestión de minutos”, dijo el gobernador John Hickenlooper. “Esto fue un mundo de diferencia en comparación como solían ser las reacciones antes”, agregó.




Volver arriba