Dilema para los médicos

Mantienen viva a embarazada con muerte cerebral

Marlise Muñoz tenía 14 semanas de embarazo cuando sufrió una embolia pulmonar en la cocina de su casa en Texas a finales de noviembre. Según el esposo de la mujer, Erick Muñoz, se le diagnosticó muerte encefálica, conocida como muerte cerebral.

Sin embargo, hasta el momento el Hospital John Peter Smith no confirma lo declarado por el esposo de la paciente, según nota que publica Yoinfluyo.com.

El esposo y la familia de la mujer de 33 años presentaron una demanda contra el nosocomio con la finalidad de que la justicia apoye su voluntad de desconectar a la mujer del respirador artificial que la mantiene con vida, pero el hospital se niega a hacerlo ya que la legislación tejana no permite hacerlo cuando hay un embarazo de por medio.

Erick Muñoz considera inhumano que el feto siga desarrollándose bajo tales circunstancias. Asegura que su esposa está clínicamente muerta por lo que teme que bajo un funcionamiento incorrecto y tras la embolia que sufrió la mujer, según dice el bebé pudo verse irreversiblemente afectado. Por su parte, el padre de la paciente, Ernest Machado aseguró que tras la embolia, “el pobre feto sufrió la misma falta de oxígeno y los mismos shocks eléctricos” que Marlise.

El presidente de la Asociación de Bioética y Derechos Humanos, Gabriel García Colorado, expone que desde el momento de la embolia pulmonar ya han pasado siete semanas, por lo que ahora la mujer tiene 21 semanas de embarazo y ya puede considerarse viable aplicarle una cesárea: “en el momento del accidente, el producto era un embrión pero hoy es un feto por lo que debe considerarse extraerlo mediante una cesárea porque pese a que es muy pequeño; unos 650 gramos, ya es viable fuera del útero”.Asimismo, García Colorado recuerda que en Texas no hay las llamadas “voluntades anticipadas”; argumento al que recurrió el cónyuge de Marlise para desconectarla al asegurar que dado a que él y su esposa trabajaban como paramédicos, y que han visto la muerte de cerca, “es nuestra decisión no querer vivir en esa condición”. “Y dado que no hay voluntades anticipadas en Texas, no hay forma alguna de acreditar que ella haya dicho eso”, expone el especialista.Respecto a si el feto se pudo dañar tras la embolia de su madre, el presidente de la Asociación de Bioética y Derechos Humanos asegura que no hay elemento alguno para decir que el entonces embrión se vio afectado pues éste se encuentra protegido por la placenta. Por lo anterior, el especialista considera que debe valorarse si en realidad la mujer tiene muerte encefálica; “en caso de que así sea, habría que desconectarla no sin antes realizar una cesárea para extraer al feto”.García Colorado señala que la muerte encefálica o cerebral se da cuando únicamente funciona el corazón con un respirador artificial, cuando hay una irreversibilidad de daño cerebral en el encéfalo, cuando hay ausencia de respiración espontánea, ausencia de reflejos corneales, faríngeo, entre otros síntomas pero que el hospital en el que se encuentra internada la mujer es quien deberá hacer un diagnóstico de tal precisión que se tenga la seguridad de que Marlise está muerta legalmente. Un electro encefalograma o una imagen de resonancia magnética podrían confirmar el diagnóstico que argumenta el cónyuge con precisión.De 1982 a 2010, se han presentado casos similares al de Marlise que apoyan la opinión del experto respecto a que los fetos que se mantienen con vida en los cuerpos de sus madres diagnosticadas como muertas legalmente, son fetos que han logrado sobrevivir. De acuerdo a Los Angeles Times, los investigadores hallaron que 19 casos fueron reportados en estos últimos 18 años:”12 de estos fetos fueron extraídos por medio de una cesárea y sobrevivieron durante un periodo de tiempo después del nacimiento. Uno de los bebés nacido prematuramente a la semana 25, murió posteriormente a los 30 días. Seis de ellos sobrevivieron y se desarrollaron con normalidad, aunque algunos de ellos sufrieron el síndrome de dificultad respiratoria infantil. La condición de los otros cinco bebés es desconocido”.



Volver arriba