Dictan a mexicano 30 años de cárcel

Caso que reveló la fallida operación "Rápido y Furioso"

PHOENIX, Arizona.- Un mexicano fue sentenciado a 30 años de cárcel por el asesinato en 2010 de un agente de la Patrulla Fronteriza, cuya muerte reveló una fallida investigación sobre contrabando de armas conocida como “Rápido y Furioso”.

De acuerdo con el periódico “Excélsior”, Manuel Osorio Arellanes es el único acusado por el homicidio. Fue sentenciado después de declararse inocente por el homicidio del agente Brian Terry, ocurrido el 14 de diciembre de 2010.

El oficial murió cuando Osorio y otros cuatro mexicanos, que están acusados de infiltrarse a Estados Unidos para robar a traficantes de mariguana, se acercaron a Terry y varios agentes más.

Dos fusiles comprados por una red de tráfico de armas que estaban siendo vigiladas bajo “Rápido y Furioso” fueron encontrados en el lugar donde se asesinó al agente.

El enfrentamiento a tiros atrajo la atención hacia la operación “Rápido y Furioso”, en la que agentes de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego permitieron a presuntos traficantes comprar armamento en tiendas de Phoenix con la intención de rastrear a los líderes de la red.

Los agentes permitieron la compra de 2 mil armas, pero perdieron el rastro de más de mil 400.

La operación causó la renuncia de varios altos funcionarios del país.

Juicio | Sentencia

Manuel Osorio Arellanes fue acusado de matar a un agente fronterizo en EE.UU.

Motivos

El juez David C. Bury, de la Corte Federal en Tucson, sentenció a 360 meses en prisión al mexicano, quien se declaró culpable en octubre del 2012. El juez dijo que Osorio cruzó la frontera de manera ilegal y armado para cometer un delito.




Volver arriba