Crece el uso de la fuerza

Un manifestante antigubernamental lanza una bomba molotov durante el segundo día de violentos choques en Kiev, Ucrania

Los enfrentamientos entre manifestantes y la policía ucraniana continuaron ayer en Kiev, escenario por segundo día consecutivo de una batalla campal que ha dejado 200 heridos, entre opositores y agentes.

Grupos de inconformes atacaron a los uniformados con piedras, bombas molotov y bengalas en las inmediaciones del estadio Lobanovski, no lejos de la Plaza de la Independencia, convertida en bastión opositor desde hace dos meses.

Una catapulta erigida ayer en una calle central fue un claro signo de que las protestas podrían tomar un giro sombrío.

 




Volver arriba