Contrastes en Irán

Protesta por una reunión y festejo por un aniversario

TEHERÁN (AP).- Mientras Irán celebraba ayer el aniversario de la revolución islámica de 1979 con manifestaciones masivas, con todo y lemas en contra de Estados Unidos e Israel, el presidente Hassan Ruhani pidió a las potencias mundiales sostener conversaciones nucleares “justas y constructivas”.

La multitud quemó banderas estadounidenses e israelíes con imágenes del presidente Barack Obama y del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, coreando consignas como “¡Abajo Estados Unidos!” y “¡Muerte a Israel!”, que son comunes en la mayoría de las manifestaciones iraníes, pero que en esta ocasión tuvieron como trasfondo la nueva política de Ruhani de acercamiento a occidente.

Ruhani hizo su apelación antes de las conversaciones de la semana próxima entre Irán y seis potencias mundiales que buscan eliminar los temores occidentales de que Teherán pueda utilizar su programa nuclear para fabricar armas atómicas.

Ambas partes se reunirán el 18 de febrero en Viena para tratar de transformar un histórico acuerdo interino, alcanzado en noviembre, en un acuerdo permanente.

“Irán está resuelta a mantener conversaciones justas y constructivas en el marco de la reglamentación internacional y esperamos ver esa intención del otro lado también”, dijo Ruhani a cientos de miles de personas reunidas en la plaza Azadi (Libertad) de Teherán y calles aledañas.El martes marcó el 35º aniversario de la revolución que derrocó al sha Mohamed Reza Pahlavi, un jefe de estado proestadounidense, y colocó en el poder a gobiernos islamistas. La prensa estatal informó de varias manifestaciones similares en todo el país y dijo que atrajeron a millones de personas.Teherán y las potencias occidentales llegaron a un acuerdo provisional en noviembre por el cual Irán acordó limitar su polémico programa de enriquecimiento de uranio a cambio de que occidente levante las sanciones económicas que han dañado gravemente la economía iraní.Se supone que el acuerdo provisional duraría seis meses, mientras Irán y el grupo de seis naciones, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania, negociaban un acuerdo final.Ruhani dijo ayer que las conversaciones deben ser “sobre la base de las buenas intenciones y la paz”, y descartó cualquier percepción de que Irán esté negociando bajo amenazas militares.”Si algunos tienen la ilusión de que en la mesa existe una amenaza contra la nación iraní, les decimos que necesitan anteojos nuevos”, afirmó Ruhani ante los manifestantes en Teherán. “No hay amenaza militar contra la nación iraní”, insistió.Ruhani añadió que el camino de su país “hacia la cumbre del progreso, la ciencia y la tecnología, incluida la tecnología nuclear con fines pacíficos, será continuo”.Estados Unidos e Israel han dicho que no descartan una opción militar contra el programa nuclear de Irán, que occidente sospecha enmascara un intento por desarrollar armas nucleares. Irán niega las acusaciones, insistiendo en que el programa sólo tiene fines pacíficos, como la generación de electricidad y para tratamientos médicos.




Volver arriba