China se une al club lunar

Se posa la nave Chang E 3 en el satélite terrestre

PEKÍN (EFE).- Treinta y siete años después de que la Unión Soviética realizara el anterior alunizaje de un artefacto fabricado por el hombre, China logró posar en el suelo de la Luna la sonda Chang E 3, reactivando una rama de la carrera espacial, la exploración lunar, que parecía olvidada desde los grandes hitos de los 60 y 70.

La tercera misión de las sondas lunares chinas Chang E, bautizadas así en honor a una diosa que según leyendas orientales vive en la Luna, aterrizó con suavidad en el satélite terrestre, casi sin levantar polvo lunar, a las 21:12 hora china de ayer, 12 días después de partir de la base de Xichang.

La maniobra se inició en la más cercana de las órbitas en la que la sonda se ha situado en los últimos días, a 15 kilómetros de la superficie selenita, desde donde comenzó a desacelerar su velocidad original de 1.7 kilómetros por segundo (6.120 km/hora).

Describiendo una parábola descendente, la nave se colocó en posición perpendicular sobre la Luna a unos 100 metros de altura, y desde allí planeó hasta la planicie Sinus Iridum (Bahía de los Arcoiris), amplia llanura basáltica nunca antes explorada.

Emitida en directo por varios canales de la televisión estatal china CCTV, la maniobra es -según el programa espacial del país asiático- una de las acciones más complejas de la historia de la carrera espacial nacional.

El logro convierte a China en el tercer país del mundo en ser capaz de llevar al cabo alunizajes controlados, tras EE.UU. y la desaparecida URSS, y para la potencia asiática es su primer aterrizaje en un objeto extraterrestre.

El anterior alunizaje suave había sido el de la sonda Luna 24, de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el 18 de agosto de 1976.

Durante su acercamiento ayer a la Luna, la sonda china ofreció imágenes muy nítidas de la superficie lunar, ayudada por la ausencia de atmósfera y por encontrarse en la cara iluminada del satélite terrestre.

Pocos minutos después de posarse en la Luna, la Chang E 3 desplegó paneles solares con el fin de acumular la energía necesaria para poder activar en la superficie selenita el robot móvil Yutu (Conejo de Jade), que se separó de la sonda siete horas después del alunizaje, a las 4-35 hora local del domingo (20-35 GMT del sábado).Alimentado mediante paneles solares y equipado con seis ruedas, un brazo mecánico y tres pares de cámaras, el Conejo de Jade -nombre escogido por votación popular- es capaz de excavar y de sondear mediante radar a profundidades de hasta cien metros.

El “paseo” del Yutu por la Luna marcará otro hito, ya que el único país que hasta ahora ha desplegado robots móviles en la Luna ha sido también la URSS, y la última vez que lo consiguió fue hace 40 años, con el Lunojod 2 (1973).China lanzó su primera sonda lunar, el Chang E 1, en 2007, y la segunda, Chang E 2, en 2010.El país asiático busca a largo plazo llevar astronautas al satélite terrestre, y aunque todavía no hay una fecha fijada para ello se espera que sea hacia 2020, época en la que China también espera tener una base espacial permanente orbitando alrededor de la Tierra.

Antes, China planea el envío de una cuarta sonda lunar en 2015 y otra en 2017, ésta con la misión de ser la primera capaz de regresar a la Tierra, claros preparativos para una misión tripulada en un futuro más lejano.EEUU es el único país que ha logrado enviar astronautas a la Luna, la primera vez en julio de 1969 (Apolo 11) y la más reciente en diciembre de 1972, con la decimoséptima y última misión del programa Apolo.

En los años 80 Washington y Moscú abandonaron por completo los vuelos lunares, y aunque se reanudaron en los 90 (década en la que Japón se unió a la carrera de la exploración lunar), todas las sondas enviadas desde entonces no realizaron alunizajes suaves, sino que impactaron contra la Luna.”Frente a la carrera espacial del siglo pasado entre EEUU y la antigua Unión Soviética, el ‘regreso a la Luna’ actual se basa más en curiosidad y ánimos de explorar el universo desconocido”, opinó hoy el ingeniero Sun Haixian, subdirector del programa chino de exploración lunar, citado por la agencia oficial Xinhua.El éxito logrado hoy por China, que con su programa espacial busca demostrar que puede competir con tradicionales potencias tecnológicas después de décadas de subdesarrollo y aislamiento internacional, se produce diez años después de que el país asiático lanzara al espacio a su primer astronauta, Yang Liwei.

Robot | En marcha

El robot explorador chino “Conejo de Jade” comienzaa rodar por la Luna.

Exploración

El Yutu (“Conejo de Jade”), alimentado mediante paneles solares y equipado con seis ruedas, un brazo mecánico y tres pares de cámaras, es capaz de excavar y de sondear a profundidades de 100 metros.

Datos

Tiene un peso de 140 kilos y una altura de 150 centímetros.




Volver arriba