Brasil vive una Navidad trágica

Las fuertes lluvias causan aludes que sepultan gente

SANTIAGO (Notimex).- Brasil vivió ayer una triste Navidad en medio de intensas lluvias en diferentes regiones del país, que dejaron más de 30 fallecidos y miles de damnificados, lo que obligó a la presidenta Dilma Rousseff a viajar a las zonas más afectadas.

Los tradicionales festejos navideños fueron empañados este año por fuertes precipitaciones que afectaron a la zona sureste de Brasil, dejando al menos 32 muertos y cerca de 50 mil damnificados a causa de las inundaciones.

La víspera, la presidenta sobrevoló la región de Espíritu Santo, una de las más azotadas por los temporales, y anunció una amplia movilización de su gobierno para enfrentar los efectos de las lluvias y atender a las familias afectadas.

Medios locales informaron que en Espíritu Santo, 45 de sus 78 municipios han declararon el estado de emergencia para hacer frente al fenómeno natural.

Desde la localidad de Victoria, en Espíritu Santo, Dilma Rousseff afirmó que los gobiernos regionales deben concentrarse en “salvar vidas, es lo más importante”.

“El factor más importante ahora es la vida humana y el Ejército tiene grandes capacidades de rescate”, indicó la mandataria brasileña.

La jefa de Estado aseguró que además de impedir nuevas muertes a causa de las lluvias, su gobierno va a trabajar para recuperar las condiciones de vida de la población y evitar que nuevos desastres ocurran.

Brasil | Tragedias

Las fuertes lluvias que cayeron en brasil ocasionaron aludes de lodo.

Más muertos

Las autoridades de Protección Civil brasileña informaron ayer que la cifra de muertes por las inundaciones ya ascendía a 32.

Dejan sus viviendas

Por las inundaciones, más de 50,000 personas abandonaron sus viviendas.




Volver arriba