Avanzan las reformas

Concluye la junta del "G8 vaticano" en la Santa Sede

1 / 2


Un fuerte viento le juega una mala pasada al papa Francisco durante la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro
El papa Francisco durante el encuentro que tuvo ayer con varios reos de las cárceles de Pisa y Pianosa


CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- Las reformas que impulsa el papa Francisco a las estructuras del Vaticano avanzaron ayer con la entrega al Pontífice y a sus consejeros asesores de una serie de propuestas en cuanto a materia administrativa y financiera se refiere.

El obispo de Roma presidió ayer la tercera jornada de reuniones con el “G8 vaticano”, el consejo de cardenales que él mismo instauró al inicio de su pontificado para que lo asesore en el gobierno de la Iglesia católica.

“Los cardenales trabajaron intensamente, tomaron en consideración diversas cuestiones y formularon propuestas al Santo Padre en diversos campos”, informó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

Los ámbitos analizados fueron aquellos de la estructura económica y organizativa que atañe a los organismos económicos-financieros y sobre el Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido también como “banco vaticano”.

Después compete al Papa “modificar esas propuestas, pero el consejo ha cumplido con su tarea”, aclaró el sacerdote jesuita.

El “G8″ estableció que se volverá a reunir del 28 al 30 de abril próximo, inmediatamente después de la ceremonia de elevación a los altares como santos de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, y luego sostendrá otro encuentro que será del 1 al 4 de julio próximo.

El padre Lombardi precisó que la calendarización de al menos dos reuniones próximas confirma que el consejo no ha analizado a fondo la situación de los organismos del Vaticano y que hace falta tiempo para llegar a los primeros resultados.

Por otra parte, el portavoz anticipó que 185 cardenales de todo el mundo sostendrán este jueves y viernes una reunión extraordinaria con el Pontífice dedicada al tema de la pastoral familiar.

Asimismo, el Sumo Pontífice aclaró que la riqueza y los bienes materiales son buenos siempre que ayuden a los demás, en el prólogo de un libro que saldrá a la venta la próxima semana.

“Pobre para los pobres. La misión de la Iglesia” es el título del texto de Gerhard Ludwig Mueller, arzobispo alemán y prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe que el próximo sábado será investido como Cardenal.

En su texto el líder católico se refirió a la pobreza, no sólo la económica sino también la social o moral, invitando a usar los bienes no solamente para las propias necesidades sino también para que, al ofrecerlos a otros, produzcan frutos.”El dinero es un instrumento que de alguna manera, como la propiedad, prolonga y acrecienta la capacidad de la libertad humana” y por ello le permite “de obrar en el mundo, de actuar y de llevar fruto”, escribió Bergoglio en un texto anticipado por el diario “Il Corriere della Sera”.También aclaró que la palabra “pobreza” en el mundo occidental es considerada un sinónimo de “malestar”, porque relacionado a una carencia económica, lo que significa irrelevancia de poder, político, social y humano.”Quien no posee dinero es considerado solamente en la medida en la que puede servir a otras finalidades. O sea enfatiza negativamente este estatus”, constató.Asimismo, precisó que eso mismo sucede cuando el hombre pierde la esperanza de lo trascendente y también “pierde el gusto de la solidaridad”, de “hacer el bien por la simple belleza de hacerlo”.”No existen solamente las pobrezas relacionadas con la economía. Jesús mismo nos lo recuerda, advirtiéndonos que nuestra vida no depende solamente de nuestros bienes”, precisó.

Clima | Inconveniencia

El fuerte viento que imperó ayer en Roma puso en aprietos al papa Francisco.

Pierde la atención

El Papa tuvo que lidiar con un fuerte viento que le hizo perder la atención más de una vez.

Ropa en rebeldía

Su vestimenta habitual cayó en un acto de rebeldía que dejó al Pontífice en pleno estado de incomodidad, especialmente cuando se le voló el solideo que cubre su cabeza en medio de una audiencia general.

Multitud

Más de 20 mil personas asistieron ayer a la audiencia con el obispo de Roma.




Volver arriba