Atrocidades en Norcorea

Confirma la ONU violaciones a los derechos humanos

Kim Jong-un, líder de Norcorea, a quien atribuye la ONU "atrocidades"

GINEBRA (EFE).- La Comisión de Investigación de la ONU para Corea del Norte publicó ayer un extenso informe en el que constata masivas y sistemáticas violaciones de derechos humanos que alcanzan el nivel de crímenes contra la humanidad, como privación de alimentos, ejecuciones sumarias, desapariciones forzosas y torturas, entre otros.

El documento, basado en testimonios de más de 240 personas, prueba que Corea del Norte se estructura con un sistema de castas conocido como “songbun”, que otorga a sus ciudadanos un estatus en base a razones ideológicas y políticas, y en función de la consideración social recibida, disfrutan o no de los derechos fundamentales del ser humano.

En el informe se incluye una carta del presidente de la Comisión, Michael Kirby, dirigida al líder norcoreano, Kim Jong-un, en la que le recuerda que como máximo responsable de todo el aparato del Estado debe asumir la responsabilidad de estos crímenes, de los que existen amplias evidencias para ser llevados ante un tribunal internacional.

“La gravedad, escala y naturaleza de esas violaciones de derechos revela que el Estado no tiene comparación en todo el mundo contemporáneo”, según la comisión, establecida por el Consejo de Derechos Humanos en marzo de 2013.

En el detallado informe, de más de 400 páginas, la ONU documenta de forma inédita un gran número de “atrocidades indescriptibles”, basado en testimonios de primera mano de víctimas y testigos.

Entre los crímenes contra la humanidad, acusa a las autoridades norcoreanas de “exterminio, asesinato, esclavitud, tortura, encarcelamientos prolongados, violencia sexual, abortos forzosos, privación de alimento, desplazamiento forzoso de poblaciones y persecución por motivos políticos, religiosos, raciales o de género”.El informe prueba de 80,000 a 120,000 prisioneros políticos están hoy retenidos en cuatro grandes campos, donde se les priva deliberadamente de alimento como forma de control y castigo y sometidos a trabajos forzosos”.”Estas atrocidades cometidas contra los reclusos ahí retenidos por razones políticas recuerdan a los horrores que los estados totalitarios del siglo XX”, precisa el informe.Las violaciones a la libertad de movimientos y residencia es una manera de discriminación basada en el sistema “songbun”, que considera la lealtad al líder del país la medida para permitir a los ciudadanos vivir y trabajar en localizaciones más favorables.Por ejemplo, la distribución de comida da prioridad a aquellas personas que colaboran con la supervivencia del régimen de Kim Jong-un.También se da “una total negación” de los derechos de libertad de pensamiento, conciencia y religión, además de los de expresión, información y asociación, subraya el documento.En su lugar, existe un potente aparato propagandístico y de adoctrinamiento que garantiza la obediencia ciega al líder e incita al odio nacionalista hacia otros Estados y sus nacionales, especialmente hacia Corea del Sur.

Por su parte, EE.UU. urgió ayer a Corea del Norte a que “dé pasos concretos” para mejorar la situación de los derechos humanos en el país, tras el informe de la ONU.

En un comunicado, Marie Harf, portavoz adjunta del Departamento de Estado, aseguró que el informe presentado por el presidente de la Comisión, Michael Kirby, hoy “aporta pruebas convincentes de masivas, sistemáticas y graves violaciones de los derechos humanos” en Corea del Norte.El Departamento de Estado aseguró que el informe pone en evidencia el consenso en la comunidad internacional sobre el hecho de que la situación de derechos humanos en el régimen comunista norcoreano “está entre las peores del mundo”.”La investigación del Comité de Investigación documenta de manera inequívoca la realidad brutal de los abusos de derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial de Corea del Norte)”, indica Marie Harf.EE.UU. se compromete a trabajar con sus socios y organismos internacionales para responder a “las deplorables condiciones de derechos humanos” en el régimen del líder norcoreano Kim Jong-un.

Además, la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) pidió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que presione a Corea del Norte para atender la terrible situación de los derechos humanos en ese país.

La directora de Investigación de Asia del Este de AI, Roseann Rife, señaló que “la horrible realidad de la vida en Corea del Norte queda al descubierto en el exhaustivo informe” de esa comisión.La funcionaria señala que el Consejo de Seguridad de la ONU debería “aprovechar la oportunidad” y “utilizar su poder e influencia para asegurar que el Gobierno de Corea del Norte actúe” en respuesta a las conclusiones del informe. “El pueblo de Corea del Norte no merece menos” que eso, agregó.En opinión de AI, el contenido del documento de la ONU refuerza la necesidad de que el Consejo de Seguridad plantee la situación de los derechos humanos de Corea del Norte junto con otros asuntos como la seguridad y la paz en ese país.La organización defensora de los derechos humanos señala en su comunicado que en diciembre de 2013 publicó unas imágenes tomadas por satélite de dos campos de prisioneros en Corea del Norte.Cientos de miles de personas, entre ellos niños, están detenidos en campos de prisioneros políticos y otras instalaciones de detención en Corea del Norte, agrega la nota de AI.

Muchas personas prisioneras, añade, no han cometido delito algunoy son familiares de ciudadanos acusados de delitos políticos, señala la organización internacional.

Según AI, cerca de un millón de norcoreanos han muerto de hambre desde los pasados años noventa y la situación no ha podido salir a la luz debido a los controles políticos.




Volver arriba