Tras 48 años en prisión, excarcelan a un condenado a muerte

Tras 48 años en prisión, excarcelan a un condenado a muerte

Un televisor muestra cómo el japonés Iwao Hakamada es liberado después de pasar más de 40 años en la cárcel condenado a muerte, hoy jueves 27 de marzo de 2014.- (EFE/Franck Robichon)

Un televisor muestra cómo el japonés Iwao Hakamada es liberado después de pasar más de 40 años en la cárcel condenado a muerte, hoy jueves 27 de marzo de 2014.- (EFE/Franck Robichon)

TOKIO, Japón.   (AP) _ El reo condenado a muerte más veterano del mundo fue liberado el jueves por un tribunal japonés que determinó que los investigadores seguramente falsificaron las pruebas en un homicidio que mantuvo tras las rejas a un exboxeador profesional durante casi medio siglo.

      El tribunal del distrito de Shizuoka suspendió la pena de muerte y ordenó un nuevo juicio para Iwao Hakamada, de 78 años, que fue acusado en 1966 por el asesinato de una familia y condenado a la pena capital en 1968. Más de 45 años de sus 48 años en prisión los pasó en el pabellón de la muerte, por lo que Hakamada es el reo que más tiempo ha estado en esa condición, según el Libro de Récords Guinness.

      Horas después, Hakamada abandonó el Centro de Detención de Tokio, acompañado por su hermana mientras le aguardaban media decena de simpatizantes. Hakamada miró brevemente a los reunidos y subió a un automóvil sin hablar.

      Hakamada no fue ejecutado debido al largo proceso de apelaciones. Se necesitaron 27 años para que la Corte Suprema rechazara la primera apelación de un nuevo juicio. Presentó una segunda apelación en 2008 y la corte falló el jueves finalmente a su favor.

      “Es insoportablemente injusto prolongar más la detención”, dijo el juez Hiroaki Murayama en un fallo. “La posibilidad de su inocencia ha quedado clara en un grado respetable”.

      Hakamada fue sentenciado por matar al gerente de una empresa y su familia e incendiar su vivienda en el centro de Japón, en la que vivía como empleado.

      La corte dijo el jueves que un análisis genético obtenido por los abogados de Hakamada sugirió que los investigadores falsificaron las pruebas. Manchas de sangre recogidas en cinco piezas de ropa, que según los investigadores vestía el convicto al momento del asesinato, no tenían el ADN de Hakamada, y los pantalones presentados por la fiscalía como prueba eran demasiado pequeños para Hakamada y no le quedaron cuando intentó ponérselos.

      El fiscal adjunto del distrito de Shizuoka, Takashi Nishitani, dijo que el fallo no se esperaba y que la fiscalía analizará si decide apelarlo ante un tribunal superior.- (Por MARI YAMAGUCHI)

Etiquetas:, ,