Soldados desplegados en la capital tailandesa bajo la ley marcial

Soldados desplegados en la capital tailandesa bajo la ley marcial

 

BANGKOK (EFE).- Bangkok amaneció hoy bajo la ley marcial decretada esta madrugada por el jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha, que estableció varios puntos de control a lo largo de la ciudad y con militares apostados en las televisiones locales.

En un mensaje televisado el jefe del Ejército, Prayuth Chan-Ocha, indicó que los militares asumirán a partir de ahora más poderes para controlar la seguridad con el objetivo de garantizar “la paz y el orden” en las protestas callejeras en las que han muerto 28 personas desde finales del año pasado.

Efectivos del cuerpo castrense también rodean el lugar donde se manifiesta el grupo pro-gubernamental, también conocidos como camisas rojas, en el noreste de Bangkok.

“Vamos a mantener a la gente en la zona a la espera de ver como evoluciona” la declaración de la ley marcial, señaló a Efe Tida Tawornseth portavoz de El Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura (UDD).

El presidente del UDD, Jatuporn Prompan, indicó en rueda de prensa que el primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, aún está en el poder y que “todavía” no se trata del un golpe de Estado.

Por su parte, el portavoz del grupo antigubernamental no quiso hacer declaraciones sobre la situación actual.

El ultimo episodio de violencia entre ambos bandos se registró el pasado jueves, cuando presuntos partidarios del Gobierno abrieron fuego contra un campamento antigubernamental causando la muerte de tres personas e hiriendo a otras 24.

Una de las primeras medidas del Ejército ha sido ordenar la disolución del Centro para la Administración de Paz y Orden, el organismo gubernamental que hasta ahora se encargaba de asegurar la paz ante las protestas antigubernamentales.

Además, al menos diez televisiones locales han alterado su programación habitual para conectarse con los medios de comunicación militares y emitir sus mensajes “cuando les sea requerido”.

Varias fotografías publicadas en las redes sociales muestran presencia de militares en televisiones locales, como el canal PBS o Canal 3.

El diario “Bangkok Post” informa que unos 100 efectivos han tomado las instalaciones de la compañía Thaicom Plc, propietario del único satélite del país y operador de la mayoría de los canales de comunicación.

La principal entrada oriental a Bangkok registra grandes atascos a raíz de que los militares establecieran varios puntos de control.

En la intersección de Ratchaprasong, uno de los puntos donde se concentra la actividad comercial de la metrópoli, se encuentran apostados también varios vehículos militares.

Desde hace más de medio años, grupos antigubernamentales, liderados por el exparlamentario Suthep Thaugsuban, han tomado de manera momentánea calles, avenidas, parques e, incluso, edificios gubernamentales en Bangkok.

El Ejecutivo de la ex primera ministra, Yingluck Shinawatra, disolvió el Parlamento en diciembre y anunció elecciones generales para febrero en un intento por pacificar la situación.

No obstante, los antigubernamentales y el principal partido opositor boicotearon los comicios, cuyo resultados fueron anulados posteriormente por el Tribunal Constitucional.

A principio de mayo, además, la máxima instancia de justicia tailandesa forzó la dimisión de Yingluck y nueve ministros por un caso de abuso de poder.

Los manifestantes antigubernamentales exigen una reforma del sistema político, que consideran corrupto, y proponen la creación de un consejo no electo para que lleve a cabo los cambios antes de celebrar nuevas elecciones.

Tailandia arrastra una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó al Gobierno de Thaksin Shinawatra en 2006 con frecuentes manifestaciones callejeras contra la Administración de turno.

El Ejército ha urdido 19 asonadas, once de ellas con éxito, desde que acabó la monarquía absolutista en 1932.




Volver arriba