Obama llega a Japón para reforzar lazos con sus aliados en Asia ante China

Obama llega a Japón para reforzar lazos con sus aliados en Asia ante China

TOKIO (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, llegó hoy a Japón, primera parada de una gira de cuatro países asiáticos, con el objetivo de reforzar lazos con sus aliados en la región frente a la creciente fortaleza de China.

Se trata de una ambicioso tour que llevará al presidente estadounidense también a Corea del Sur, Malasia y Filipinas, y con el que Washington ha reconocido que busca “reequilibrar” el poder frente a la hegemonía china.

La visita se produce en medio de crecientes tensiones diplomáticas y territoriales entre Tokio y Pekín y en un ambiente de inestabilidad propiciado por las incesantes amenazas de Corea del Norte.

Japón recibió hoy a Obama, que aterrizó en Tokio a las 18-45 hora local (09.45 GMT), concediéndole un capricho- el primer ministro nipón, Shinzo Abe, le invitó a cenar en el considerado como el mejor restaurante de sushi del mundo, el legendario Sukiyabashi Jiro.

La que ya se ha calificado como “diplomacia del sushi” pone de manifiesto que, para Japón, se trata de una visita con un significado muy importante.

Aunque Obama ya ha viajado a Japón en tres ocasiones, se trata de su primera visita de Estado y la primera de un presidente estadounidense desde la de Bill Clinton hace 18 años.

En medio de tensiones diplomáticas y territoriales con sus vecinos, Tokio pretende lanzar el mensaje de que la alianza en seguridad de los dos países es más fuerte que nunca.

Un borrador del comunicado conjunto que firmarán Abe y Obama tras la cumbre de mañana asegura que la alianza entre EEUU y Japón desempeñará “un papel impulsor de la paz y la prosperidad en la región”.

En un claro gesto de apoyo a su gran aliado asiático, el presidente estadounidense aseguró hoy en una entrevista con el periódico nipón Yomiuri que se opone “a cualquier intento unilateral de socavar la administración japonesa” de las islas Senkaku/Diaoyu, reclamadas por China.

Es la primera vez que Washington se decanta por Japón en su disputa territorial en torno a los islotes situados en el Mar de China Oriental.

La escenificación de sólida unidad entre Japón y EEUU es especialmente relevante para Tokio después del desencuentro vivido por la visita del primer ministro Abe al polémico templo de Yasukini el pasado diciembre.

La Casa Blanca calificó en ese momento de “decepcionante” el gesto del líder nipón, quien enfureció a sus vecinos, China y Corea del Sur, al acudir al lugar donde se honra la memoria de destacados criminales de guerra de la época imperialista.

Sobre la gira asiática de Obama también planean las constantes amenazas de Corea del Norte, que, tras una larga campaña de lanzamiento de misiles, podría llevar a cabo estos días un nuevo ensayo nuclear, según ha alertado el Gobierno de Seúl.

El régimen de Pyongyang ha calificado de gesto “hostil” este viaje a Japón y Corea del Sur y aseguró esta semana que reforzará por ello su capacidad de defensa.

Tampoco se puede restar importancia al componente económico de la agenda ya que Obama y Abe tratarán el estado de las negociaciones bilaterales sobre un acuerdo de libre comercio, el Trans-Pacific Partnership (TPP).

La histórica visita queda, sin embargo, un tanto empañada a lo ojos de Japón por la ausencia de la esposa del presidente estadounidense, Michelle, que ha decidido quedarse en casa para decepción de sus anfitriones.

La Casa Blanca ha explicado que la primera dama está más centrada ahora en su responsabilidad como madre.

La agenda tokiota de Obama incluye este jueves una ceremonia oficial de bienvenida en el Palacio Imperial, un encuentro con el emperador Akihito y la cumbre con el primer ministro nipón.

El presidente estadounidense acudirá ese mismo día al santuario sintoísta de Meiji y al Museo de Ciencia Emergente e Innovación, que cerrarán temporalmente sus puertas antes y durante la visita.

La jornada concluirá con un banquete en su honor en el Palacio Imperial.

El día 25, el presidente de EEUU partirá hacia Corea del Sur y viajará el 26 a Malasia y el 28 a Filipinas, para volver de regreso a Washington el martes 29 de abril.




Volver arriba