"No levantó ni un dedo"

“No levantó ni un dedo”

Obama recuerda a Rusia que la crisis debe acabar

Militantes prorrusos ondean la bandera rusa mientras celebran la declaración de la "República Popular de Lugansk", ayer al este de Ucrania

KUALA LAMPUR (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acusó ayer a Rusia de “no haber levantado un dedo” para ayudar a solucionar la crisis de los rebeldes prorrusos en el sureste de Ucrania.

En una rueda de prensa en Kuala Lumpur, Obama reiteró que las nuevas sanciones que estudia aprobar la semana que viene junto con sus socios de la Unión Europea tienen como objetivo de recordar a Rusia que la crisis debe acabar.

El presidente recordó a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que se encuentra “aislado” y que la clave del problema está en “respetar la integridad territorial” de Ucrania amenazada por los grupos prorrusos y no es una nueva “Guerra Fría”.

Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea alcanzaron el jueves en Ginebra un acuerdo que obliga, entre otras cosas, a desarmar a las milicias irregulares prorrusas y a desalojar las sedes en edificios oficiales.

No obstante, las milicias prorrusas insisten en que antes deben desarmarse los grupos ultranacionalistas del oeste, como el Sector de Derechas y el Maidán (corazón de las protestas en Kiev).

Según el presidente de Estados Unidos, Moscú ha incumplido lo acordado en Ginebra y continúa apoyando a los milicianos enfrentados con Kiev, lo que tendrá “consecuencias” en forma de sanciones económicas.

Obama señaló que la efectividad será mayor si son consensuadas con los socios europeos y criticó que los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) enviados para apoyar en el conflicto, hayan sido retenidos por “matones” de las milicias prorrusas.




Volver arriba