Los militares tailandeses justifican el golpe para evitar la caída del Estado

 

BANGKOK (EFE).- La Junta Militar que gobierna en Tailandia justificó hoy el golpe de Estado como una medida para evitar la caída del país tras el intento infructuoso de acercar posturas entre los bandos políticos enfrentados.

“No fue una acción premeditada. Nos vimos forzados a entrar en acción para prevenir que Tailandia se convirtiera en un Estado fallido”, señaló el general Chatchalerm Chalermsukh, en la primera comparecencia de los militares ante los medios internacionales.

El militar admitió que la medida tomada fue “ilegal”, ya que no contaba en ese momento con la aprobación Real, y que podía ser considerada como un acto de “alta traición”, cuya condena es la muerte.

No obstante, el Ejército, a su parecer, se vio obligado a tomar medidas para “enfriar” las tensiones entre el depuesto Gobierno y los manifestantes antigubernamentales que podría desembocar en una Guerra Civil.

Desde que comenzaron las últimas protestas antigubernamentales, en octubre de 2013, 28 personas han perdido la vida y más de 800 han resultado heridas.

“No tenemos la ambición de aferrarnos al poder”, apuntó el general, quien dijo que sin la actuación de los militares había un alto riesgo de que el Ejecutivo no pudiera aprobar los presupuestos para el siguiente ejercicio.

Los últimos datos señalan una contracción de la economía tailandesa en el primer cuarto del año, algo que no sucedía desde la crisis económica del 1997, y las previsiones del crecimiento del Producto Interior Bruto han sido rebajadas a entre el 1,5 y 2,5 por ciento.

Hace una semana, el jefe del Ejército de Tailandia, el general Prayuth Chan-ocha, asumió el control del país para salvaguardar la “paz y el orden” en Tailandia.

A continuación, el militar decretó el toque de queda, prohibió las reuniones públicas y suspendió la Constitución, además de aplicar la censura en los medios de comunicación.

El portavoz de la Junta Militar apuntó que ya existe una “hoja de ruta” para la reforma del sistema político tailandés, aunque evitó facilitar una fecha concreta para el reestablecimiento de la Constitución o la aprobación de una nueva Carta Magna.

“Existe un conflicto político que lleva desarrollándose durante casi una década, no podemos solucionar todos los problemas en un periodo tan corto de tiempo”, dijo Chatchalerm, al tiempo que señalaba que es “imposible” celebrar elecciones bajo el clima de hostilidades.

Desde el fin de la monarquía absolutista en 1932, Tailandia ha vivido 19 pronunciamientos militares, de los que 12 tuvieron éxito.




Volver arriba