Logran localizar el origen de una fuga de agua en un reactor de Fukushima

TOKIO (EFE).- El operador de la accidentada central nuclear de Fukushima ha podido localizar el punto donde se filtra agua contaminada del reactor 3, lo que constituye un avance en su lucha por contener las fugas de líquido radiactivo de la planta.

Tras introducir una cámara de vídeo en la llamada sala de válvulas de aislamiento de vapor, contigua a la vasija de contención del reactor, los técnicos de Tokyo Electric Power (TEPCO) lograron detectar la fuga en la junta de una conducción de agua, precisó hoy la empresa.

Dicha tubería penetra en la vasija de contención, la cual contiene agua en su interior debido a la continua inyección de refrigerante para mantener la unidad a temperatura segura.

La operadora estudiará ahora la cantidad de agua que filtra esta conducción y la manera de taponar la fuga.

TEPCO decidió introducir la cámara en el reactor 3, a cuyo interior no se puede acceder debido a los altísimos niveles de radiación, después de detectar en enero un vertido continuo de agua en un desagüe del planta baja del edificio que acoge esta unidad de fisión.

Solventar las fugas de agua es uno de las principales requisitos para que los trabajadores de la central puedan empezar a llevar a cabo el desmantelamiento de los tres reactores que resultaron dañados por el terremoto del 11 de marzo de 2011 y el tsunami posterior, una operación que se cree llevará tres o cuatro décadas.

Los sótanos de los edificios de los reactores acumulan cada día 400 nuevas toneladas de líquido contaminado, parte de las cuales van a parar después al de Marzo por efecto del rebalsamiento.

Esta acumulación es producto de los acuíferos subterráneos, que penetran en las estructuras de los edificios donde se mezclan con el agua contaminada que filtran los reactores y que se ha utilizado previamente como refrigerante.

Por su parte, TEPCO trata de bombear la mayor cantidad de agua posible y de almacenarla en miles de tanques repartidos por toda la central.

Debido a la preocupante falta de espacio para estas cisternas, la propietaria de la central se prepara ya para comenzar a realizar la semana próxima vertidos controlados al de Marzo de agua con bajos niveles de radiación.

Las cofradías de pescadores de Fukushima han aceptado la decisión después de meses de conversaciones con TEPCO, pero siempre y cuando los niveles de contaminación de agua estén por debajo del límite que marca la ley para vertidos de este tipo.

El seísmo y tsunami que devastaron el noreste de Japón en marzo de 2011 provocaron en la central de Fukushima Daiichi el peor accidente nuclear desde el que se registró en Chernóbil (Ucrania) en 1986. EFE




Volver arriba