Kerry pide a China más presión a Norcorea y diálogo en conflictos marítimos

 

Antonio Broto

PEKÍN (EFE).- El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, pidió hoy en Pekín a los líderes comunistas que aumenten la presión a su vecina y aliada Corea del Norte para que abandone su programa nuclear, pero también que busque soluciones pacíficas y de diálogo en sus conflictos marítimos con Japón y Filipinas.

Kerry, quien llegó hoy a Pekín para una visita oficial de dos días, se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, y con el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, con el problema nuclear norcoreano y las tensiones marítimas en los mares de China oriental y meridional como principales puntos de discusión.

En la cuestión norcoreana, Kerry señaló que pidió a los líderes comunistas usar “todas las herramientas en su mano y todos sus medios de persuasión” con Corea del Norte para conseguir que el régimen de Kim Jong-un dé “pasos concretos, reales e irreversibles en pos de una desnuclearización verificable”.

El secretario norteamericano aseguró en rueda de prensa posterior a las reuniones que los líderes chinos “no pudieron ser más claros en reiterar que están comprometidos” en lograr la desnuclearización norcoreana, y se mostraron igual de preocupados que EEUU en “la carrera armamentística que podría surgir” en caso de no lograrse.

Las presiones renovadas de EEUU a China en la cuestión norcoreana se producen en una semana de distensión entre las dos Coreas, que han celebrado su primer acuerdo de alto nivel en siete años y han logrado varios acuerdos, como el de reanudar los encuentros de familias separadas tras la guerra que les enfrentó hace 60 años.

“China apoya que las dos partes mejoren sus relaciones a través del diálogo y la negociación. Esperamos ver resultados tangibles de las charlas y que ambos consideren todas las posibilidades para reducir las tensiones en la península”, señaló la portavoz de Asuntos Exteriores china, Hua Chunying.

En las tensiones marítimas de China con sus vecinos, en torno a archipiélagos del Mar de China Oriental (en disputa con Japón) y el Mar de China Meridional (lo que enfrenta a Pekín con Hanoi, Manila y otros gobiernos), Kerry pidió calma y diálogo al régimen comunista.

“China y las naciones del sureste asiático deben trabajar en la negociación de un código de conducta que ayude a aliviar tensiones, y entretanto es importante que todos construyan herramientas de gestión de crisis que eviten la toma de medidas de coacción”, señaló el diplomático estadounidense.

EEUU ha dado en años pasados apoyo verbal a países como Filipinas y Japón en sus disputas territoriales con China, pero a principios de 2014 dio un giro en esta política al criticar al primer ministro japonés, Shinzo Abe, por visitar un santuario que homenajea a criminales de la Segunda Guerra Mundial, acusándole de causar tensiones innecesarias en la región con ese gesto.

Kerry se mostró hoy también cauto a la hora de tomar partido en unas tensiones regionales que, ante la estrategia de Washington de virar su política exterior al Pacífico e intervenir más en la región, no le interesa que deriven en conflictos armados.

“Es importante resolver estas diferencias de forma pacífica, sin confrontación, de una manera que respete las leyes del de Marzo y el Estado de Derecho, por lo que pedimos a todas las partes, no sólo a China, que trabajen juntas y eviten toda provocación”, señaló.

En este punto, su homólogo chino Wang Yi aseguró en el encuentro bilateral de hoy que Pekín busca una resolución pacífica de las disputas vecinales, pero afirmó que EEUU “debe respetar los intereses soberanos de China” en los mares que la bañan.

“Nadie puede hacer que se tambalee la determinación de China por proteger su soberanía e integridad territorial”, señaló en declaraciones citadas por la agencia oficial Xinhua el jefe de la diplomacia del régimen comunista, un régimen que con anterioridad ha criticado a EEUU por injerir en estos asuntos regionales.

Kerry también destacó que en sus reuniones con Xi y Wang trató cuestiones como Irán, Siria o los derechos humanos, expresando la preocupación de Washington por recientes detenciones de activistas chinos defensores de reformas políticas así como por la situación humanitaria en regiones como el Tíbet o Xinjiang.

El viaje de Kerry a China, que después viajará a Indonesia y Emiratos Árabes, se produce unas semanas antes de la gira asiática del presidente estadounidense, Barack Obama, quien en abril visitará Japón, Corea del Sur, Filipinas y Malasia.




Volver arriba