Hospitan a ministro cuya mujer apareció muerta en un hotel

Imagen del ministro indio de Desarrollo de Recursos Humanos, Shashi Tharoor y su esposa Sunanda Pushkar.

NUEVA DEHLI (EFE).- El ministro indio de Desarrollo de Recursos Humanos, Shashi Tharoor, fue hospitalizado hoy con un dolor en el pecho, menos de 24 horas después de que su mujer apareciera ayer muerta en un hotel de lujo tras acusarle de serle infiel.

Tharoor ingresó de madrugada en el mayor hospital de esta capital, el Instituto de Ciencias Médicas de la India (AIIMS, según sus siglas en inglés), donde desde entonces se le ha sometido a diversas pruebas para comprobar su situación.

Según afirmó al mediodía el portavoz del centro hospitalario, Amit Gupta, “se trata de un caso de hipertensión”.

“Su estado es estable y confiamos en que en las próximas horas podamos darle de alta”, precisó el Gupta, citado por medios locales.

El hospital donde permanece ingresado Tharoor es el mismo en el que a lo largo del día se practicará la autopsia al cadáver de su esposa, Sunanda Pushkar, antes de que se proceda a la cremación del cuerpo, prevista para última hora de la tarde en la capital india.

Pushkar apareció ayer muerta en una habitación de un hotel de lujo de Nueva Delhi sin que el cadáver mostrara signos de violencia.

La Policía sospecha que se trató de un suicido.

El deceso se produjo dos días después de que Pushkar denunciara en el miércoles en la prensa local una relación extra marital de Tharoor con una conocida periodista paquistaní, Mehr Tarar, a quien calificó de “agente del ISI”, los servicios secretos de Paquistán.

Tras la publicación de la noticia, Tharoor aseguró que su cuenta en una red social había sufrido hacía días una suplantación de identidad por parte de alguien que había accedido a información confidencial, cuya naturaleza no especificó.

La mujer del político negó ser el pirata informático.

Shashi Taroor y Sunanda Pushkar se casaron en 2010, en lo que para los dos fue su tercer matrimonio.

La pareja llevaba una intensa vida social.

La presencia de Sunanda Pushkar era habitual en las fiestas de alto copete en Nueva Delhi mientras que su esposo representaba la cara glamourosa del Gobierno indio, donde su promisoria proyección política se vio truncada, no obstante, por denuncias de corrupción.



Volver arriba