Ex primera ministra de Tailandia defiende su inocencia tras su destitución

Ex primera ministra de Tailandia defiende su inocencia tras su destitución

La primer ministro de Tailandia, Yinglock Shinawatra durante una conferencia de prensa en Bangkok, Tailandia.- (AP)

BANGKOK (EFE).- La ex primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, defendió hoy su inocencia tras ser destituida por el Tribunal Constitucional por haber vulnerado la Carta Magna al sustituir un alto funcionario por un familiar.

“Mi gobierno y yo hemos trabajado y administrado el país con justicia y honestidad, nunca hemos cometido ningún acto de corrupción o abusado nuestro poder como se nos acusa”, dijo Yingluck tras conocer la sentencia del tribunal.

“Nunca hemos hecho nada que contravenga la Constitución o las leyes. En realidad, hemos trabajado para acabar con la corrupción desde el principio”, señaló la exmandataria en unas oficinas del Ministerio de Defensa desde donde siguió la lectura del fallo.

Los magistrados del Constitucional dictaminaron que el relevo del secretario general del Consejo de Seguridad Nacional, Thawil Pliensri, en 2011 fue “inconstitucional” porque la medida fue tomada para favorecer la promoción de un familiar.

Thawil fue sustituido por el jefe de la Policía Nacional, Whichien Podposri, cuyo cargo fue ocupado a su vez por Priewpan Damapong, excuñado de Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck.

“Niego los cargos. No he vulnerado ninguna ley. No he recibido beneficio alguno del nombramiento (de Priewphan Damapong jefe del Consejo Nacional de Seguridad)”, declaró ayer la exmandataria en su comparecencia ante el tribunal.

El fallo también ordena el cese de nueve ministros, entre ellos los de Asuntos Exteriores y Finanzas, que formaban parte del Ejecutivo en el momento en que se tomó la decisión.

Los 25 miembros restantes del Gobierno interino que no se ha visto afectado por el fallo deberán organizar la celebración de las elecciones generales previstas el próximo 20 de julio.

Esta es la tercera vez que los tribunales tailandeses fuerzan el cese de un primer ministro, después de que en 2008 inhabilitasen a Samak Sundaravej y Somchai Wongsawat, ambos aliados del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en un golpe de Estado en 2006.

Desde el pasado octubre, miles de manifestantes antigubernamentales han salido a las calles, con la ocupación incluida de varias oficinas gubernamentales, para exigir la dimisión del Gobierno.

Los antigubernamentales, que boicotearon las pasadas elecciones de febrero, piden que un consejo no electo reforme el sistema que consideran corrupto antes de acudir a las urnas.

Tailandia padece una crisis profunda desde la asonada contra Thaksin, el ex primer ministro que vive en el exilio donde evita una condena de dos años de cárcel por corrupción.

El próximo sábado, los seguidores del Thaksin, conocidos como los “camisas rojas”, han convocado una manifestación para protestar contra la élite burocrática a la que acusan de acosar a un Gobierno elegido democráticamente.




Volver arriba