Esperanzas "hundidas" del buque "Sewol"

Esperanzas “hundidas” del buque “Sewol”

Difícil que aún haya pasajeros de un ferry con vida

Las muestras de dolor continúan en Jindo, Corea del Sur, donde varias personas esperaban ayer que encontraran los cuerpos del ferry hundido

SEÚL (EFE).- Las esperanzas de encontrar sobrevivientes del hundimiento del buque surcoreano “Sewol”, con 269 desaparecidos, se desvanecieron casi por completo ante el escaso progreso del rescate de la nave, cuyo casco quedó sumergido totalmente.

Los buzos intentaron sin éxito ayer, por tercer día consecutivo, penetrar en el transbordador, que descansa volcado sobre el fondo marino en aguas al suroeste del país a 30 metros de profundidad, lo que prácticamente descarta la posibilidad de hallar dentro algún pasajero con vida.

Los expertos calculan que en caso de haber bolsas de aire en el interior del buque podrían permitir la supervivencia hasta unas 72 horas, tiempo que ya transcurrió.

Al menos cuatro grúas esperan en los alrededores para recuperar el Sewol, pero no han entrado en acción por temor a que un movimiento brusco en el barco acabe con las vidas de posibles supervivientes en su interior.En las primeras horas de ayer los buzos avistaron siete cuerpos, que elevan a 33 el número de muertos confirmados.

En tanto, el “Sewol” comenzó a perder combustible y dejó sobre la superficie del mar una mancha de 3,000 metros cuadrados, lo que forzó a interrumpir las labores de rescate durante horas.

Por si fuera poco, el pequeño fragmento del casco que se divisaba sobre la superficie los pasados días desapareció bajo las aguas, lo que provocó escenas de angustia y desolación en el polideportivo de la localidad costera de Jindo, donde se concentran los familiares de los desaparecidos y desde donde se siguen por pantallas las labores de rescate.La mayoría de los 269 pasajeros atrapados en el barco son estudiantes de 16 y 17 años que lo abordaron en el puerto de origen de Incheon (al norte del país) con destino a la isla turística meridional de Jeju en un viaje escolar.Sus padres se aferran, a pesar de la oleada de malas noticias, a las escasas posibilidades de que todavía respiren en una fortuita bolsa de aire formada dentro de la nave y plasmaron su desesperación en mensajes frente a las cámaras para pedir mayores esfuerzos en el rescate.En el polideportivo de Jindo también se vivieron momentos de extrema tensión cuando algunos de los familiares increparon a las autoridades, a las que acusan de no realizar suficientes esfuerzos y de falsear información, lo que llevó a cancelar una de las sesiones informativas sobre el rescate.Por otra parte, el capitán Lee Jun-seok fue detenido por presuntamente abandonar el barco sin asegurar la puesta a salvo de los pasajeros, tal y como muestran las imágenes de su desalojo.

También fue arrestado un timonel de 55 años y la tercera oficial de 26 años, de apellido Park, a la que según el capitán cedió el timón poco antes del accidente.

La teoría de que el barco se volcó tras un giro brusco que desplazó a un lado 180 vehículos y 1,157 toneladas de carga, que implica negligencia en el timón, cobra más peso respecto a la hipótesis de la colisión con una roca o un arrecife submarino.

El capitán reconoció ayer haber demorado el desalojo del barco: “Pensé que los pasajeros serían arrastrados en caso de ser desalojados precipitadamente”.

Explicó que en la zona donde ocurrió el accidente las aguas son frías y presentan olas y fuertes corrientes.

El naufragio deja de momento 269 desaparecidos, 33 muertos y 174 personas puestas a salvo, según los últimos datos oficiales, después de que hoy el Gobierno corrigiera nuevamente a la baja el número de rescatados tras ofrecer cifras erróneas durante los tres primeros días.El hundimiento del Sewol, que mantiene a todo el país en vilo desde el miércoles, va camino de convertirse en una de las mayores tragedias humanas de la historia de Corea del Sur en tiempos de paz.




Volver arriba