EE.UU. aumenta asistencia marítima a Vietnam

Por MATTHEW LEE

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, habla durante una conferencia de prensa con el canciller vietnamita Pham Binh Minh en Hanoi.- (AP)

HANOI, Vietnam (AP).- Con un mensaje claramente dirigido a la creciente agresividad de China hacia sus vecinos de menor tamaño, el secretario de Estado norteamericano John Kerry anunció que Estados Unidos aumentará su asistencia marítima a los países del sudeste asiático.

En su primera visita a Vietnam como jefe de la diplomacia estadounidense, Kerry prometió la entrega de 32.5 millones de dólares adicionales para ayudar a naciones del sudeste de Asia a proteger sus aguas territoriales y asegurar la libre navegación en el sur del Mar de China Meridional, donde cuatro países disputan límites con Beijing.

La ayuda a Vietnam abarca hasta 18 millones de dólares, incluidas cinco patrulleras de alta velocidad que se entregarán a su Guardia Costera, dijo. Con la nueva contribución, la asistencia estadounidense en seguridad marítima a la región excederá 156 millones de dólares durante los próximos dos años, informó el secretario de Estado.

Kerry dijo que la asistencia recién anunciada no “es una reacción rápida a cualquier acontecimiento en la región”, sino una “expansión gradual y deliberada” del apoyo estadounidense como parte de la decisión del gobierno de Barack Obama de reenfocar su atención en la región Asia-Pacífico.

No obstante, sus comentarios se hicieron en el contexto del enfrentamiento verbal entre Washington y Beijing por el incidente de un buque estadounidense y uno chino que estuvieron a punto de chocar en el Mar de China Meridional hace 11 días. A fines de noviembre Beijing anunció que había creado una zona de defensa sobre el Mar de China Oriental, una zona marítima entre China, Taiwán, Corea del Sur y Japón.

Todas las aeronaves que entren a ese espacio deben notificarlo primero a las autoridades chinas y éstas ejercerán acciones defensivas no especificadas contra quienes no lo hagan. Los países vecinos y Estados Unidos han dicho que no aceptarán esa orden, que se cree está enfocada a reclamar ese territorio en disputa, y han dicho que genera tensiones innecesarias.

“La paz y estabilidad en el sur del Mar de China Meridional son una alta prioridad para nosotros y para los países de la región”; dijo Kerry en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado del canciller vietnamita Pham Binh Minh.

“Estamos muy preocupados por las tácticas agresivas y coercitivas para hacer reclamos territoriales y nos oponemos totalmente a ellas”. Aunque subrayó que Estados Unidos es neutral en torno a los reclamos regionales de soberanía, Kerry llamó a China y a los países que integran la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN por sus siglas en inglés), a llegar a un acuerdo sobre un código de conducta en torno al Mar de China Meridional y resolver sus diferencias a través de la negociación.

Kerry usó palabras fuertes para la nueva zona de identificación de defensa aérea de China. Dijo que “aumenta el riesgo de peligrosos errores de cálculo o accidentes” que podrían provocar un conflicto entre China y Japón sobre un grupo de islas que ambas naciones reivindican como propias.

“La zona no debe implementarse y China debe evitar la aplicación de acciones unilaterales similares en cualquier otro sitio, especialmente en el Mar de China Meridional”, dijo Kerry, quien reiteró que esas acciones no afectarán las operaciones militares de Estados Unidos en la región. Muchos de los vecinos de China han pedido a Washington seguridades de que seguirá siendo un garante de la seguridad marítima en la región Asia-Pacífico.

Tanto Vietnam como Filipinas tienen disputas con China. Beijing considera propios todo el Mar de China Meridional y varios archipiélagos, e interpreta que la ley internacional le da derecho a monitorear las actividades navales extranjeras. La Armada de China opera con cada vez más frecuencia en el Mar de China Meridional y alrededor de Japón como parte del desarrollo de su fuerza naval.

China se opone vigorosamente a toda la actividad naval y recopilación de inteligencia de Estados Unidos en la región. La Flota del Pacífico dice que es común que las fuerzas navales operen cerca unas de otros y que por ello es muy importante que se sigan las normas internacionales.




Volver arriba