Conjuros mágicos para encontrar avión malasio

KUALA LUMPUR (EFE).— Ceremonias tradicionales y ritos de magia para ayudar a localizar el avión malasio desaparecido con 239 personas a bordo se celebran en el aeropuerto de Kuala Lumpur desde el lunes pasado.

Ibrahim Mat Zin, famoso “bomoh” o chamán en la tradición de la cultura malaya, solemniza estos cultos asistido por varios ayudantes sobre una alfombra, con varios cocos, una cesta de mimbre y una varita mágica.

“El propósito de estos ritos es debilitar a los malos espíritus de forma que los equipos de rescate puedan encontrar el avión si se ha estrellado”, dijo el hechicero, según el diario local Malaysia Today.

El chamán, también conocido como el rajá Bomoh Sedunia Vip, ha manifestado a sus fieles que cree que “el avión está aún en el aire o se ha estrellado contra el mar”.

Ibrahim Mat Zin tiene previsto convertirse en un habitual del aeropuerto con sus plegarias y rituales mientras no se solucione el misterio del avión de Malaysia Airlines.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local del sábado 8 de marzo (16.41 GMT del viernes) y tenía previsto aterrizar en Pekín tras seis horas de vuelo, pero desapareció del radar una hora después del despegue.

El Boeing 777-200 llevaba carburante para 7,5 horas de vuelo y transportaba a 227 pasajeros, incluidos siete menores, y 12 tripulantes.

La ultima posición de la que se está seguro lo sitúa en el golfo de Tailandia entrando en el espacio aéreo de Vietnam.

Seis días de búsqueda, en la que participan más de una docena de naciones, 43 barcos, 39 aviones y cientos de personas, no han encontrado el aparato, rastro alguno de su paradero o restos.

Lo que no localizan los modernos radares y las numerosos satélites que rastrean la región en busca del Boeing, igual lo encuentran los prismáticos de bambú de Ibrahim Mat Zin.

El “bomoh” o “chikun” es un santero que proviene de la ancestral cultura malaya y cuyas funciones sociales son las de curandero, el profundo conocimiento de las hierbas medicinales y el “Tajulmuluk” o la geomancia malaya.

La palabra “bomoh” aparece mencionada por primera vez en el Hikayat Aceh, libro escrito en el alfabeto árabe jawi, entre 1600 y 1625.

En sus ceremonias, con influencias hindú y budistas, los “bomoh” convocan a diferentes espíritus para curar enfermos, llamar a la buena suerte y localizar a personas desaparecidas.

Las prácticas de los “bomoh” se mantuvieron en activo en Malasia, durante siglos, incluso después de la llegada del islam.

Sólo a partir del renacimiento islamista de los años 1970 y 1980, comienzan a denostarse sus prácticas, al ser consideradas una desviación de la auténtica fe musulmana.

En la actualidad, una parte de la sociedad malaya aún les confía todo tipo de problemas personales en busca de ayuda.

El rajá Bomoh, que celebra sus plegarias en el aeropuerto de Kuala Lumpur, lleva más de 50 años en activo y confía en que sus ritos ayudarán a localizar el avión desaparecido, pero el Departamento de Asuntos Religiosos es de otro parecer.

El citado departamento se pronunció hoy contra los “bomohs” o hechiceros que hagan rituales contrarios a las enseñanzas del islam para localizar al avión de Malaysia Airlines.

“Cualquiera que atente contra los principios de la sharía o ley islámica, se le pedirá que se vaya y si se niega, será arrestado”, advirtió el director de la oficina de Sepang de este departamento, Zaifulah Jaafar Shidek, según el diario local The Star.

“Esto se hace para evitar que las personas se desvíen del camino”, añadió Zaifulah.

Etiquetas: