Científicos advierten del riesgo de perder plantas usadas en medicina india

 

NUEVA DELHI (EFE).- Un estudio científico advierte del riesgo de que se pierdan plantas usadas en la medicina tradicional india por la emigración de los jóvenes de zonas tribales a grandes ciudades, y recomienda conversar esta riqueza botánica.

El trabajo, divulgado hoy, es obra de expertos de organismos científicos de los estados indios de Bengala, al este del país, y Chhattisgarh, en el centro, y lo recoge la publicación especializada “American Journal of Plant Science”.

“El conocimiento de las plantas medicinales está limitado a curanderos tradicionales, herboristas y ancianos de tribus de zonas rurales”, que “aún continúan dependiendo de ellas”, concluyen los autores del estudio.

Estas especies se utilizan para tratar “resfriados, tos, fiebre, dolor de cabeza, picaduras venenosas, enfermedades de la piel o infecciones bucales”, pero este trabajo alerta del riesgo “de perder esta riqueza de conocimiento en un futuro cercano”.

El peligro de pérdida de esta medicina tradicional deriva en especial “de la falta de interés de las generaciones más jóvenes y de su tendencia a emigrar a las ciudades” en busca de trabajo, aseveran los científicos.

Por ello, recomiendan “preservar este sistema tradicional de medicina mediante la documentación y la identificación de estas especies”, de las que el informe constata la existencia de al menos 104 diferentes en una zona tribal del estado de Chhattisgarh.

Estas plantas pertenecen a las familias de las amarantáceas, asteráceas o rustáceas, entre otras, e incluyen la malpica, varios tipos de margaritas, el cardosanto o el cidro.

La investigación incluye una quincena de aldeas de varias tribus que utilizan las hojas, las raíces, las semillas, los frutos y la corteza de estas plantas para elaborar jarabes, polvos y pomadas que aplican por vía oral, por inhalación o mediante masajes.

Más del 70 por ciento de la población rural depende de la medicina tradicional para tratamientos de salud básicos en la India, el segundo país más poblado del mundo tras China, con más de 1.200 millones de habitantes.




Volver arriba