China y Taiwán celebran reunión intergubernamental

Antonio Broto

El primer representante del Gobierno taiwanés que visita China, Wang Yu-chi (izda), saluda al ministro de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado chino, Zhang Zhijun (dcha), antes de su reunión en Nanjing, China.- (EFE)

PEKÍN (EFE).- Por primera vez desde la escisión de China y Taiwán en 1949, dos altos cargos de los Gobiernos chino y taiwanés, con nivel de ministros, celebraron hoy un encuentro oficial, algo que ambas partes han considerado un paso histórico en la mejora de sus relaciones tras más de seis décadas de conflicto.

Wang Yu-chi, ministro del Consejo de Asuntos de China Continental del Gobierno taiwanés, mantuvo un encuentro con su homólogo de la República Popular Zhang Zhijun, ministro de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado chino, en la ciudad de Nankín (este).

“Es algo que no podíamos imaginar hace unos pocos años”, señaló en el discurso previo a la reunión el representante taiwanés, quien añadió que “poder sentarnos para charlar es una oportunidad de gran valor, teniendo en cuenta que hubo un tiempo en que ambas partes casi estuvieron en guerra”.

“La actual situación se ha logrado con los esfuerzos de varias generaciones. Debemos disfrutarla y trabajar juntos para mantenerla”, señaló por su parte el responsable del Gobierno chino, quien ya había mantenido un breve encuentro informal con Wang en octubre de 2013, en la cumbre Asia-Pacífico de Bali (Indonesia).

Nankín, de gran simbolismo para el gubernamental Kuomintang (KMT) pues en ella se encuentra enterrado el fundador del partido y de la República de China, Sun Yat-sen, cuyo mausoleo visitará Wang, es la primera etapa de un viaje de cuatro días para el representante taiwanés, quien también visitará Shanghái.

La reunión es fruto del buen momento en las relaciones entre el régimen comunista y el Gobierno taiwanés del Kuomintang (KMT), la misma formación que libró una guerra civil con los maoístas que condujo a la separación de 1949.

El encuentro de hoy, para los analistas, marca una nueva etapa en las relaciones entre ambas partes, aunque los anfitriones chinos aún muestran precauciones.

En el encuentro, los anfitriones pidieron que no se nombraran las palabras “presidente” o “República de China”, nombre oficial de Taiwán y del régimen que existió en China antes de los comunistas, y dos medios taiwaneses han sido vetados en la cobertura del acto.

Taiwán busca precisamente con el encuentro de hoy y otros similares que habrá a lo largo de este año, avanzar en la mejora de las condiciones de los periodistas taiwaneses en China.

También pretende negociar que los futuros representantes diplomáticos de Taiwán en territorio chino, cuando ambas partes abran oficinas representativas mutuas, tengan un rango similar al de los funcionarios de embajadas y, por ejemplo, puedan visitar a presos taiwaneses en cárceles de China.

China, por su lado, quiere con estos encuentros avanzar en la integración económica entre las dos partes, cada vez más interconectadas, y entre otras cosas extender el acuerdo de libre comercio que China y Taiwán rubricaron en 2010 al sector servicios.

Todo en aras del gran objetivo de China con respecto a Taiwán, que no es otro que la reunificación, pese a que amplios sectores de la isla prefieren el mantenimiento del estatus actual e incluso la independencia.

Se espera que Zhang devuelva la actual visita dentro de tres meses, y que Wang regrese a China al cabo de seis, para proseguir estas conversaciones, en las que otro punto a tratar será una hipotética cumbre entre los presidentes chino y taiwanés, Xi Jinping y Ma Jing-yeou.

Hasta la fecha, las negociaciones entre Taiwán y China habían sido llevadas a cabo por organismos semioficiales, por la negativa de Pekín a reconocer a la isla como un Estado.

Taiwán se escindió de China en 1949, cuando dos millones de miembros y partidarios del ejército nacionalista del KMT se refugiaron en la isla tras ser derrotados por el bando comunista de Mao Zedong.

Durante décadas, Taiwán ha sido apoyada militarmente por Estados Unidos, aunque Washington sobre el papel dejara de reconocer el Gobierno de Taipei en los años 70, cuando reabrió sus lazos con Pekín.

Tras décadas de enfrentamientos, KMT y comunistas protagonizan el mejor momento de sus relaciones en 60 años, favorecido, en parte, porque ambos rivalizan con el independentista Partido Demócrata Progresista taiwanés, que llegó a gobernar la isla entre 2000 y 2008.




Volver arriba