China no acepta “injustificables acusaciones” por trato a periodistas

PEKÍN(EFE).- El Gobierno chino aseguró hoy que “no acepta las injustificables acusaciones” de Estados Unidos, que ha manifestado su “profunda preocupación” sobre el trato a los periodistas extranjeros en la potencia asiática tras la marcha obligatoria de China de un corresponsal de “The New York Times”.

“China exige a Estados Unidos que respete los hechos y sea más precavido en sus acciones y en sus palabras”, dijo hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei.

El jueves, la Casa Blanca manifestó en un comunicado su “profunda preocupación” sobre el trato que China da a los periodistas extranjeros, y expresó su decepción acerca de que el corresponsal de “The New York Times” Austin Ramzy fuera forzado a abandonar el país ese día, cuando expiraba su visado provisional.

Hong aseguró que “China aplica sus propias leyes y regulaciones al gestionar los asuntos relacionados con los medios de comunicación y los periodistas”.

Según el portavoz, Ramzy era corresponsal en China de la revista “Time” hasta el pasado mayo, cuando dejó de trabajar para ese medio. Después, el periodista notificó al Ministerio de Exteriores que había dimitido y devolvió su tarjeta de prensa -imprescindible para ejercer en China- al departamento ministerial encargado.

Posteriormente, añade, “The New York Tomes” entregó a China la solicitud para acreditar a Ramzy como corresponsal del diario en la potencia asiática, pero ésta “no ha sido aprobada todavía”.

Sin embargo, apunta el portavoz, Ramzy, aún sin estatus como periodista residente del NYT, “no solicitó a los departamentos relevantes cambiar su tipo de visado y permiso de residencia, y continuó utilizando su existente permiso para entrar y salir de China”.

“Eso constituye una violación de las leyes y las regulaciones” de la potencia asiática, enfatizó el portavoz, y añadió que, de acuerdo a la normativa, el visado del periodista “ha expirado”.

No obstante, el editor jefe de “The New York Times” en China, Edward Wong, publicó en su cuenta de Twitter esta semana que, “siguiendo las normas, el NYT entregó la solicitud del visado para Austin Ramzy el pasado junio. Ellos no la han aprobado”.

Como prueba de la supuesta buena fe de las autoridades chinas, Hong declaró que el Ministerio concedió al periodista un visado no laboral de 30 días a finales de año por “asuntos humanitarios”, después de que el periódico estadounidense les informara de que Ramzy tenía temas personales que solucionar en China.

“De forma que Ramzy no ha sido para nada deportado o forzado a abandonar China”, remarcó Hong.

Hong insistió hoy en que China “continuará dando la bienvenida a los periodistas extranjeros y protegiendo sus derechos legítimos de acuerdo a la ley”.

“También esperamos que los reporteros extranjeros obedezcan las leyes chinas y realicen sus coberturas de una forma objetiva y justa”, agregó.




Volver arriba