China conmemora 120 años del nacimiento de Mao

Por GILLIAN WONG

Una fotografía gigante de Mai Zedong aparecen en un barco durante la celebración del 120 aniversario del nacimiento de Mao Zedong en Wuhan, China.- (EFE)

BEIJING (AP).- Los líderes de china se inclinaron el jueves tres veces ante una estatua de Mao Zedong en el 120 aniversario de su nacimiento, en una celebración cuidadosamente planeada que también trató de afirmar las reformas de libre mercado a las que se hubiera opuesto.

Este enfoque subraya el delicado acto de equilibrio que el liderazgo del Partido Comunista, que llegó al poder el año pasado_ tiene que realizar para manejar las percepciones sobre el legado de Mao. Como herederos del sistema unipartidista y autoritario impuesto por Mao y sus compañeros de partido, el liderazgo de estos días tiene un fuerte interés en venerar su memoria, en un intento por fortalecer su propia legitimidad.

Pero también han prometido realizar necesarias reformas de libre mercado para impulsar la economía, algo que hubiera sido anatema para Mao. Xi Jinping, presidente y jefe del Partido Comunista, y otros altos líderes, rindieron homenaje al fundador del estado comunista chino en una visita a su mausoleo en la Plaza Tiananmen, en el corazón de la capital, Beijing, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Los líderes “veneraron” el cuerpo embalsamado de Mao, que está en un mausoleo, y “recordaron los gloriosos logros de Mao Zedong”, reportó Xinhua. En una señal del enfoque relativamente discreto del partido sobre el aniversario, no se mencionó el cumpleaños de Mao en la primera plan del periódico del partido, el Diario del Pueblo.

En página número siete, el diario alabó a Mao, calificándolo de un brillante “revolucionario proletario, estratega y teórico”, en una columna de opinión a página completa. Pero un editorial adjunto expresó que “la mejor conmemoración” sería seguir avanzando en las reformas económicas lanzadas por su sucesor.

Los censores parecían atareados en eliminar las críticas a Mao en los portales de medios sociales chinos y los mensajes que cuestionaban su legado eran borrados a los pocos minutos de publicarse.

Pero las opiniones de comentaristas e intelectuales liberales circularon ampliamente en una aplicación popular para teléfonos multiuso llamada WeChat. “Al hablar del legado de Mao, incluye por lo menos el silenciamiento de la opinión pública, un régimen que nunca será elegido, la cooperación armoniosa de los tres poderes del gobierno y la creación de una línea de producción de condenas judiciales arbitrarias”, escribió el asesor gubernamental Bao Tong en un ensayo reciente compartido en WeChat.

“De las cuales la más importante, indudablemente, es el poder que lo controla todo”, escribió Bao. “Con ese poder uno tiene la fuerza de cientos de millones de personas”. Bajo el liderazgo de Mao, China avanzó en medio de campañas de industrialización y violentos movimientos políticos que dejó decenas de millones de muertos antes de su muerte en 1976 y que sus sucesores comenzaran los experimentos de libre mercado.

Las actividades conmemorativas oficiales han evitado discusiones específicas sobre el papel central de Mao en las peores tragedias de posguerra en el país: el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, en las que millones de personas murieron de hambre y persecución.

El Diario del Pueblo se limitó a señalar que el partido consideraba que los errores de Mao en sus últimos años como los de un “revolucionario y marxista extraordinario”




Volver arriba