Calma relativa luego del golpe de estado en Tailandia

Un soldado vigila el día a día de los tailadeses desde su puesto de guardia (Foto: EFE)

Bangkok,(EFE) .- Tailandia amaneció hoy en relativa calma en el segundo día después del golpe del Estado incruento de los militares, que mantienen retenida a la ex primera ministra Yingcluck Shinawatra y a varios exministros y los líderes de las protestas.

Yingluck, así como responsables del Gobierno depuesto y personas cercanas a la familia Shinawatra, fueron convocados ayer en un club militar en Bangkok y luego llevados en furgonetas hacia distintas bases y casas controladas por el Ejército.

Los soldados, que patrullan las calles con sus fusiles de asalto M16, también detuvieron anoche a varias personas que se manifestaron en contra del golpe, incluido el editor de una revista local.

El jefe del Ejército, Prayuth Chon-Ocha, que ayer se autoproclamó primer ministro, usurpó el poder el jueves después de considerar fallidos los intentos de que el Ejecutivo interino y los antigubernamentales alcanzasen un acuerdo.

Una junta militar presidida por Prayuth detenta la dirección del país y ha repartido entre cinco generales varias carteras, incluidas las de Defensa, Interior, Asuntos Exteriores, Industria, Finanzas, Medio Ambiente, Cultura y Justicia.

Aunque el Ejército se ha erigido en la parte neutral, los militares han anunciado un proceso de reformas que pueden durar uno o dos años antes de acudir a las urnas, similar a lo que pedían los manifestantes antigubernamentales.

Al menos 28 personas murieron y más de 800 resultaron heridas en las protestas, que comenzaron hace ocho meses y que llegaron a ocupar ministerios, la sede del Gobierno y boicotearon las elecciones del pasado febrero.

El jefe del Ejército dijo que asumió el poder para evitar una escalada de violencia y evitar enfrentamientos entre los grupos antigubernamentales y los “camisas rojas”, como se hacen llamar los partidarios del Gobierno y la familia Shinawatra.

La crisis tailandesa se remonta a la asonada de 2006 contra el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, quien vive en el exilio para evitar una condena de dos años de cárcel por corrupción.

Thaksin, hermano de Yingluck, y sus aliados han ganado todas las citas electorales desde 2001, aunque, menos en una ocasión, todos los mandatos han sido finiquitados en falso por órdenes de los tribunales o pronunciamientos militares.

Tailandia ha sufrido doce golpes militares desde el fin de la monarquía absoluta en 1932.

Etiquetas:,