Búsqueda de avión se expande a Océano Índico

KUALA LUMPUR, Malasia (AP).- Aviones de búsqueda despegaron el viernes desde Australia para revisar el encrespado mar en uno de los lugares más remotos de la Tierra en busca de objetos que podrían ser del avión de Malaysia Airlines que lleva casi dos semanas desaparecido.      

En lo que un funcionario calificó como “la mejor pista” hasta ahora para desentrañar el misterio, un satélite detectó dos grandes objetos flotando a unos 1.600 kilómetros (1.000 millas) de la costa suroeste de Australia, a medio camino hacia las desoladas islas del Océano Antártico.      

Esa región del Océano Indico es tan remota que las aeronaves tardan cuatro horas en llegar, más de lo que pueden dedicar a la búsqueda antes de que se les agote el combustible.      

Las noticias de que se detectaron posibles restos del avión generaron nuevas esperanzas de encontrar la aeronave, y dieron una nueva sacudida emocional a las familias de las 239 personas que viajaban en el vuelo MH370.      

La búsqueda efectuada el jueves con cuatro aviones bajo condiciones nubladas y de lluvia no rindió frutos, y las autoridades australianas dijeron que las labores se reanudaron al amanecer del viernes, cuando el primero de cinco aviones _un Orión P-3 de la Real Fuerza Aérea Australiana_ despegó de una base en el estado de Australia Occidental rumbo a una zona ubicada a unos 2.300 kilómetros (1.400 millas) de Australia.      

Otros dos Orión y un avión civil se le sumarán durante la jornada para revisar más de 23.000 kilómetros cuadrados (8.800 millas cuadradas) de océano.    

Estaba programado que un Poseidón P-8 de la Marina de Estados Unidos despegara cerca de las 4 de la tarde (0600 GMT), pero al igual que los otros aviones, sólo tiene suficiente combustible para unas cuantas horas de búsqueda antes de regresar a Perth.      

Mike Yardley, un comodoro de la fuerza aérea neozelandesa, dijo que un Orión P-3 de Nueva Zelanda que participó en las labores de búsqueda del jueves tuvo que volar a 60 metros (200 pies) de altitud para poder librar una densa capa de nubes y neblina, lo que dificultó sus operaciones.      

Pero Yardley se dijo confiado en que los pilotos hallarán los objetos detectados por el satélite.  “La única razón por la que no los encontraríamos sería porque se hundieron”, dijo.      

Warren Truss, quien funge como primer ministro interino de Australia mientras Tony Abbott se encuentra en el extranjero, dijo a la televisora Australian Broadcasting Corp. que las condiciones meteorológicas en la zona “no son particularmente buenas y se corre el riesgo de que se deterioren”.      

Uno de los objetos detectados por satélite tiene 24 metros (casi 80 pies) de largo, mientras que el otro mide cinco metros (15 pies). Podría haber otros objetos en aguas cercanas en una zona a cuatro horas de vuelo desde Australia, dijo el jueves John Young, administrador de la división de reacción de emergencias de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima. “Esto es una pista, posiblemente sea la mejor que tengamos ahora”, expresó Young. Advirtió que los objetos podrían ser escombros en el mar en una ruta naviera en la que contenedores pueden caer de barcos de carga, aunque el objeto más grande es más largo que un contenedor.      

Truss dijo que las autoridades revisan más imágenes satelitales con mayor resolución para descubrir qué tan lejos podrían haberse desplazado los objetos desde que se tomaron las primeras imágenes. “Se habrán movido debido a la marea, el viento y factores similares, por lo que el área de búsqueda es bastante amplia”, señaló.      

Agregó que se lanzaron boyas para ayudar a tener un mejor entendimiento de la deriva que pudo haber ocurrido.      

El buque carguero noruego Hoegh St. Petersburg, con una tripulación filipina de 20 marineros, llegó a la zona y usó luces para búsqueda nocturna antes de reanudar la búsqueda visual el viernes, dijo Ingar Skiaker, de Hoegh Autoliners, a reporteros en Oslo.      

El navío noruego, que transporta vehículos, navegaba de Sudáfrica a Australia, dijo. La Autoridad Australiana de Seguridad Marítima indicó que otro buque comercial y un barco de la Marina australiana también se dirigían a la zona de búsqueda.      

Tres buques de carga chinos viajaban hacia el área. La agencia de búsqueda y rescate de China también dijo que había pedido a la Administración para el Océano de su país que enviará al rompehielos Xue Long (Dragón de Nieve), el cual se encontraba en Perth luego de efectuar un viaje a la Antártida en enero.      

La búsqueda del Boeing 777 ha estado marcada por diversas pistas falsas desde que desapareció el 8 de marzo cuando surcaba los cielos en el golfo de Tailandia rumbo a Beijing, y un analista advirtió que no se deben albergar esperanzas de que los objetos sean del vuelo 370 de Malaysia Airlines.  “Las probabilidades de que sean restos del avión quizá son pocas, y las probabilidades de que sean restos de otros transportes quizá son muchas”, dijo Jason Middleton, profesor de aviación en la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sidney.      

Las noticias de los restos del avión marcan también una nueva fase en la angustiante espera de los familiares de los pasajeros, que han criticado al gobierno de Malasia por no suministrar información suficiente. Aunque todavía mantienen esperanzas de que sus seres queridos puedan ser hallados con vida, reconocieron que la noticia de los posibles restos puede significar que el avión se precipitó al mar.   “Si resulta que verdaderamente es el MH370, entonces lo aceptaremos”, dijo Selamat Bin Omar, padre de un pasajero malayo en el avión. El avión transportaba principalmente ciudadanos chinos y malayos.      

Pero advirtió que los familiares todavía “no saben con seguridad si es el MH370 u otra cosa. Por lo tanto seguimos aguardando noticias del gobierno australiano”.    




Volver arriba