Aumenta la tensión entre China, Vietnam y Filipinas por islas en disputa

 

PEKÍN (EFE).- Varios pescadores chinos fueron detenidos por Filipinas en aguas de las disputadas islas Spratly mientras buques de China y Vietnam se enfrentaron hoy por una plataforma petrolífera en el archipiélago Paracel, también en conflicto, incidentes que evidencian las crecientes tensiones en el Mar de China Meridional.

En el primero de estos sucesos, 11 pescadores a bordo del “Qiongqionghai 09063” fueron arrestados ayer por una patrullera filipina en aguas próximas a las Spratly, un incidente que fue confirmado hoy por Pekín y Manila.

El Gobierno chino exigió hoy a Filipinas, por boca de su portavoz de Asuntos Exteriores Hua Chunying, que libere a la tripulación del pesquero, y pidió a Manila que “abandone las provocaciones” y dé “explicaciones racionales” sobre la detención, asegurando que China tiene derechos indiscutibles de soberanía sobre las islas Spratly.

El portavoz de la Policía filipina, Theodore Sindac, declaró a medios de su país que los ciudadanos chinos fueron arrestados porque transportaban en el interior de su embarcación unas 500 tortugas marinas, algunas de ellas protegidas en Filipinas.

El arresto se practicó en las cercanías del banco de arena de la Media Luna, una zona muy frecuentada por pescadores chinos situada a unas 60 millas náuticas (111 kilómetros) de la isla de Palawan, en el oeste de Filipinas.

Simultáneamente a este suceso, China y Vietnam viven días de cruces de acusaciones por los planes chinos de instalar una plataforma petrolífera en aguas de las Paracel, otro archipiélago en disputa, y hoy Hanoi denunció una “colisión” entre buques chinos y los barcos vietnamitas que intentan impedir esa instalación.

No hubo fuego cruzado ni se registraron heridos, señalaron las fuentes vietnamitas sobre el incidente, del que el Ministerio de Exteriores chino no quiso dar detalles, aunque exigió a Vietnam que “deje de tomar acciones que perturben y violen la soberanía china”.

“Las actividades de perforación de esa plataforma se producen en aguas territoriales de China”, subrayó Hua al respecto.

La plataforma que ha originado la controversia, “Haiyang Shiyou 981”, propiedad de la petrolera estatal china CNOOC, originalmente estaba situada en aguas al sur de Hong Kong, pero fue trasladada a las proximidades de las Paracel (que los chinos denominan Xisha) el 2 de mayo, lo que fue considerado una acción “ilegal” por Hanoi.

El 3 de mayo la Administración de Seguridad Marítima de China anunció la prohibición de navegar a menos de una milla náutica (1,8 kilómetros) de la polémica plataforma, una distancia que el 5 de mayo aumentó a 3 millas náuticas (5,5 kilómetros).

Ante la creciente tensión, el consejero de Estado chino encargado de Asuntos Exteriores, Yang Jiechi, conversó ayer martes por teléfono con el viceprimer ministro y canciller vietnamita Pham Binh Minh, a quien reiteró la soberanía de China sobre las Paracel/Xisha.

“Las actividades de China en las Xisha se atienen a la soberanía nacional, y no se justifica la interferencia de cualquier otra parte”, subrayó Yang, también exministro de Exteriores chino.

El mismo asunto motivó que la pasada semana el embajador vietnamita en Pekín fuera convocado en dos ocasiones por las autoridades chinas.

Las Paracel están controladas de facto por China desde un enfrentamiento naval con Vietnam ocurrido en 1974, la llamada Batalla de las Islas Paracel, en la que fallecieron 53 marineros vietnamitas y 18 chinos.

China mantiene crecientes tensiones marítimas con países vecinos, especialmente Japón, Filipinas y Vietnam, por islas y aguas de los Mares de China Meridional y Oriental, ricas en recursos pesqueros y energéticos (gas y natural petróleo que aún no han sido explotados).




Volver arriba