Arqueólogos desentierran el pasado hispano de Taiwán

TAIPEI (EFE).- Arqueólogos españoles dirigidos por María Cruz y el historiador Eugenio Borao han “desenterrado” una parte del pasado español de Taiwán, y ahora esperan permisos y financiación para ampliar las excavaciones que muestren al mundo la colonia española del s.XVII, ubicada al norte de la isla.

Los resultados de la labor de estos científicos hispanos se muestra en la exposición arqueológica “La isla Heping- 3000 años de historia”, que se exhibe en el Museo de Arte y Cultura Oceánicas de Yangming, en la ciudad norteña de Keelung, cerca de Taipei.

La exposición ha despertado gran interés en Taiwán, donde diarios señeros y cadenas de televisión, como CTI, han cubierto el evento y han expresado interés en realizar reportajes especiales sobre la presencia española en Taiwán.

“Es un evento muy importante, que ha tenido un fuerte impacto local y que merece apoyos”, dijo a Efe el director de la Cámara de Comercio de España en Taiwán, Borja Rengido, que ha colaborado en la organización de esta exposición y asistió a la ceremonia de inauguración.

El pionero de las investigaciones actuales sobre la presencia española en Taiwán es Eugenio Borao, profesor de la Universidad Nacional de Taiwán, que ha documentado exhaustivamente la gobernación española en el norte de la isla, de 1626 a 1642, fecha en que fueron expulsados por los holandeses, que ocupaban el sur de Formosa.

Las investigaciones de Borao atrajeron la atención de un grupo de arqueólogos españoles, quienes, con apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, excavaron en un rincón de los astilleros del puerto de Keelung, ubicado en el extremo norte de Taiwán, de 2011 a 2012.

El grupo de científicos llegados de España, entre quienes se contaban Elena Serrano, Mar Torra, Susana Consuegra, Marc Gener y Sabah Walid, bajo la dirección de María Cruz y en colaboración con el arqueólogo taiwanés Tsang Cheng-hwa, excavaron estratos que iban desde el neolítico hasta la actualidad.

“En esa primera etapa, descubrimos una hebilla europea en 2011 y las bases de un edificio europeo en 2012 que, según documentos históricos, podría ser un convento español”, dijo hoy María Cruz a Efe.

En 2013, debido a problemas logísticos, no pudieron continuar las investigaciones, y los expertos hispanos se dedicaron a estudiar los objetos y datos de la excavación del 2011-2011, en la ciudad sureña de Tainan y en colaboración con Tsang.

Los descubrimientos eran tan esperanzadores que María Cruz pidió ayuda a la Fundación Chiang Ching-kuo de Taiwán para continuar los trabajos y recibió financiación para una segunda etapa, realizada en 2014 y concluida hoy.

“En la segunda etapa hemos encontrado suelos de casas neolíticas, restos de la Edad del Hierro y enterramientos aparentemente europeos, conectados con el de un niño aborigen descubierto en la etapa anterior”, apuntó Cruz.

La imagen que va surgiendo de la colonia española era de un asentamiento integrado con una parte aborigen, otra china y otra española, según la arqueóloga.

“Al menos uno de los esqueletos parece tener rasgos europeos, y los enterramientos muestran la existencia de un cementerio europeo junto a enterramientos aborígenes y otros”, dijo Cruz.

Uno de los enigmas enfrentados es la ausencia de utensilios europeos, lo que apunta a que los españoles adquirían muchos objetos de Manila o de los chinos locales.

“Los resultados son muy esperanzadores y existe la posibilidad de que los Astilleros de Keelung nos permitan excavar en un área mayor, donde esperamos encontrar un fuerte español y documentar la vida diaria de la colonia”, dijo la arqueóloga.

El mayor problema para que continúe la excavación es la financiación, y María Cruz está buscando fondos en España y Taiwán para desentrañar esa historia común de ambas partes.- Francisco Luis Pérez




Volver arriba