Acusan al “Beethoven japonés” de ni siquiera ser sordo

El músico sordo Mamoru Samuragochi, conocido como “el Beethoven japonés”

TOKÍO (EFE).- El músico sordo Mamoru Samuragochi, conocido como “el Beethoven japonés”, fue acusado hoy de no tener siquiera problemas de audición, apenas un día después de conocerse que no es el verdadero autor de muchas de sus composiciones.

En una multitudinaria rueda de prensa, Takashi Niigaki, músico que en la víspera aseguró haber compuesto desde hace 18 años piezas para Samuragochi que este hizo pasar por suyas, dijo hoy no haber tenido ni una sola vez “la impresión de que (él) tuviera problemas para oír”, en declaraciones recogidas por la NHK.

“Había veces que escuchaba la música y daba sus impresiones”, explicó Niigaki, profesor de música en la prestigiosa Toho Gakuen de 43 años.

El abogado de Samuragochi, por su parte, aseguró a la cadena pública nipona que su defendido posee un certificado de discapacidad auditiva.

Niigaki pidió hoy perdón públicamente por ser partícipe de lo que calificó de fraude y precisó que durante los últimos 18 años recibió unos 7 millones de yenes (poco más de 5.000 euros) a cambio de componer más de 20 piezas que el “Beethoven japonés” publicó después como suyas.

Las declaraciones de Niigaki añaden aún más polémica a una noticia que desde ayer ha causado un auténtico revuelo en Japón.

En la víspera, Samuragochi, de 50 años, que ha firmado composiciones de éxito en Japón como “Hiroshima” o bandas sonoras para aclamados videojuegos como “Resident evil”, reconoció que en realidad muchas de sus piezas fueron compuestas por otro músico al que nunca se dio ningún crédito.

Tras conocerse el fraude, la distribuidora Nippon Columbia decidió suspender las ventas y difusión de sus CDs tanto en tiendas como en internet, además de cancelar todos sus conciertos.

Según su biografía oficial, Samuragochi es hijo de supervivientes de la bomba atómica de Hiroshima y una enfermedad degenerativa le hizo perder la audición completamente a los 35 años.

La noticia ha pillado por sorpresa al patinador japonés Daisuke Takahashi que había incluido la composición “Sonata para violín” de Samuragochi en su programa para los Juegos Olímpicos de Sochi, que se inauguran este viernes.

Sin embargo, su agente reveló que el deportista no va sustituir la composición por falta de tiempo.




Volver arriba