Ascienden a ocho los cadáveres de mineros asesinados en Sudáfrica

Servicios médicos atienden a algunos mineros en Johannesburgo

JOHANNESBURGO (EFE).- La Policía de Sudáfrica encontró este fin de semana en una explotación de oro de Benoni, al este de Johannesburgo, los cuerpos tiroteados y sin vida de ocho mineros que trabajaban ilegalmente, informó hoy la prensa local.

“Hasta ayer (domingo), hemos encontrado ocho cuerpos. Los últimos dos cuerpos fueron encontrados bajo tierra”, dijo hoy a la agencia el teniente Lungelo Dlamini, después de que las autoridades confirmasen este fin de semana cuatro muertos.

“En este momento, desconocemos el motivo de los asesinatos. Los ocho (mineros asesinados) recibieron disparos en la parte superior del cuerpo”, explicó Dlamini a la agencia de noticias Sapa.

El responsable policial añadió que las víctimas, que aún no han sido identificadas, podrían ser extranjeras.

Vecinos de la zona sospechan que los trabajadores habrían sido abatidos por miembros de una banda rival de mineros que también trabajaban de forma clandestina.

La Policía no ha efectuado, hasta ahora, ninguna detención en relación con las muertes.

La explotación irregular de minas no explotadas por las empresas es un fenómeno habitual en Sudáfrica y en todo el continente africano.

El valor del oro extraído de las minas ilegales en Sudáfrica supera es cada año de cientos de millones de euros, que nutren una red mafiosa nacional e internacional, según la prensa local.

Los mineros -generalmente procedentes de países vecinos como Mozambique, Lesoto o Zimbabue- trabajan para grupos organizados que recurren a la violencia para controlarlos y se enfrentan a menudo con los servicios de seguridad de las empresas propietarias de las explotaciones y la Policía y con bandas rivales.

Según fuentes policiales y de las empresas de seguridad de las minas, los trabajadores que hacen su labor clandestinamente pueden pasar semanas e incluso meses en las precarias galerías, donde bajan con ingentes cantidades de comida y agua, además de armas y explosivos para volar rocas y extraer oro y otros minerales.

En lo que va de año, se han registrados numerosas muertes y accidentes en las explotaciones ilegales, que han alarmado al Gobierno sudafricano sobre este fenómeno.



Volver arriba