Arranca la tradicional fiesta de San Fermín en Pamplona

1 / 31


Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.
Miles de personas abarrotaron ayer la Plaza del Ayuntamiento y las estrechas callejuelas adyacentes del centro de Pamplona, en España, para asistir al inicio de la famosa fiesta de los encierros de San Fermín, una mezcla potente de celebraciones de más de una semana en las que los combustibles son la adrenalina y el alcohol.





Volver arriba