Revelan que cédula de Carlos Gardel es “apócrifa”

SANTIAGO, Chile (Notimex).- La cédula de identidad del legendario cantante Carlos Gardel que se exhibe en un museo de Uruguay sería una simulación realizada por medio de una novedosa técnica de impresión, reveló hoy el portal del diario uruguayo El País.

El argentino Sergio Daniel Peluso, heredero de una colección de documentos sobre Gardel, aseguró al rotativo que la cédula de identidad del extinto cantante que se exhibe en el museo ‘gardeliano’ de la ciudad de Tacuarembó ‘es apócrifa’.

Para respaldar su revelación, Peluso presentó una carta de la Fundación Industrias Culturales Argentinas, en la que su titular, Walter Santoro, reconoce haber producido el carnet “con un criterio artístico”, el cual fue entregada al museo de Tacuarembó.

“Compraron unas fotos por internet y armaron un facsímil montándolo con una tapa roja característica de los documentos argentinos de la época, que ni siquiera pertenece a Gardel”, aseveró el argentino.

Sostuvo, por ello, que “los herederos’ de la colección que formó su padre Hamlet Peluso, que según el reporte ‘contiene documentación nunca exhibida’ de Gardel, ‘somos los únicos titulares del documento original”.

Tras insistir en que la cédula de identidad de 1920 que se expone en el museo del cantante en Tacuarembó es “apócrifa”, Peluso explicó que el documento original está en Argentina y ‘no estamos autorizados a sacarla del país”.

El rotativo uruguayo detalló que en la carta de la Fundación de Industrias Culturales Argentinas, se indica que el facsímil de la cédula de identidad “es una réplica obtenida a partir de diversas fotografías (…) que fueran comercializadas a través de internet”.

“Las fotografías del documento fueron insertadas en un soporte, con un criterio artístico a semejanza de los documentos de aquella época”, agregó.

Sostuvo que Santoro ‘fue quien entregó el facsímil a la investigadora gardeliana Martína Iñíguez, quien a su vez lo donó al museo de Tacuarembó’.

Santoro, por su parte, aclaró que en ello “no hubo ningún intento de engaño”, ya que desde un principio el documento fue presentado como “un facsímil”.

Dijo que el documento fue realizado mediante la técnica Indigrafía, que “permite realizar reproducciones de altísima calidad, idénticas a un documento original” y “estas copias no son planas, sino que tienen volumen”, a diferencia de los facsímiles tradicionales.




Volver arriba