Revela biógrafo ‘sentimental’ de Allende hijo secreto de Tencha Bussi

 

Por Marcel Garcés

SANTIAGO (Notimex).- La existencia de un hijo secreto de Tencha (Hortensia) Bussi, la que fuera esposa de Salvador Allende, develado por el periodista y escritor Eduardo Labarca Goddard, agrega un nuevo elemento a la biografía del presidente.

Labarca Goddard recrea, en la versión ‘ampliada y definitiva’ de su obra ‘Salvador Allende-biografía sentimental’ publicada originalmente en 2005 por Catalonia, la dramática situación cuando Tencha entrega su hijo, en agosto de 1938, en plena Plaza Vergara de Viña del Mar.

El niño era hijo de un médico casado y que mantuvo una relación sentimental con Tencha, pero que se alejó de ella al saberla embarazada, señala el autor, de 75 años y vinculado al mundo político y familiar de Allende.

Luego, el padre biológico, en acuerdo con su esposa (que no podía tener hijos) reclamó la paternidad, a lo que Tencha en principio se negó, ganando un juicio para defender su tutela, fallando en su favor el juez y profesor Samuel Gajardo, fundador del Derecho de Familia y Derecho del Niño en Chile.

Sin embargo, dos a tres meses más tarde se produce en la Plaza Vergara de Viña del Mar lo que Labarca Goddard señaló a Notimex y relata en su libro como ‘una escena terrible’.

‘Viene la maestra casada con el médico, junto a Elena Pedraza (una destacada feminista chilena), viene la no-madre, la esposa sin hijos, por una esquina de la plaza y por la otra viene Tencha con Adriana, su hermana, con el hijo en brazos’, relató el autor.

‘Y en la mitad de la plaza el niño cambia de brazos y lo entrega la Tencha a la esposa del padre. ¿Qué pasó entre medio, por qué cambió ella después que peleó y obtuvo su tutela?, es la interrogante que busca respuesta’, dijo Labarca Goddard.

‘Hay una frase clave, que me dice la abogada Inés Delgadome dice que la Tencha decía: ‘Es que Salvador es intransigente’. Por eso ella tenía que entregarlo. En ese momento Salvador había entrado en escena. O sea que Allende habría sido el factor que determinó el desenlace’.

Labarca Goddard resalta ‘la decisión de Hortensia Bussi de embarcarse y ligar su vida a Allende, incluso entregando ese hijo’, y que ‘Allende, por lo visto no quiso aceptarlo como parte de la familia’.

Pero claro, apunta el autor, ‘el hijo no lo tiraba a la calle, el hijo estaba con su padre biológico, un médico conocido, con buenos medios económicos y una mujer que lo quería criar y que de hecho lo crió como su hijo, con su apellido’.

Y así resulta, según investigó Labarca Goddard, que ‘ese hijo tiene dos inscripciones, una en junio y otra en agosto, con el mismo nombre, con una pequeña variante en el nombre y con apellidos diferentes: en un caso se llama A. Bussi y en el otro, A. R.’.

Según Labarca, este episodio desconocido de la vida de Tencha Bussi y de Salvador Allende no resta ni un ápice a la valoración histórica, política y humana de ambos, y en lo personal solo se trata de un aporte al conocimiento de un perfil más completo de sus figuras.

El autor entiende que en el entorno familiar ‘no les sea cómodo ver a Allende, como se dice desnudado en público y hay un afán de mantener bajo la alfombra lo que Allende tenía bajo Allende, pero yo me pongo aquí exclusivamente en el punto de la historia’.

‘Si yo no escribo este libro, nadie lo va a escribir. Si yo no cuento esas cosas, nadie las va a saber’, enfatizó.

‘Yo trato a Allende -concluyó- como un personaje cercano, íntimo, a través de las personas que lo conocieron, tanto como sujeto político como persona. Siendo cercano me pongo en la posición de la historia, porque esta comienza 30 años después de los sucesos’.

Labarca Goddard sabe, según confió a Notimex, que las nuevas revelaciones contenidas en la ‘biografía sentimental’ de Allende, seguramente despertarán nuevamente las pasiones, aunque él niega cualquier objetivo sensacionalista o comercial.

‘Allende crece, a Allende nadie le quita su lugar en la historia, nadie le puede quitar ni una arista. Nadie va a descubrir que Allende robó, que recibió dineros de las multinacionales, nadie va a poder ensuciar la figura de Allende en el plano político’, asveró.

‘Y esto, los relatos de su vida sentimental, la historia de sus amores lo enriquece, lo muestran en el plano humano’, concluyó Labarca Goddar sobre el mandatario, quien murió durante el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 que encabezó Augusto Pinochet.

 




Volver arriba