Recuerdan 20 aniversario de la muerte de Pablo Escobar

BOGOTA (AP).— Colombia recordó el lunes el 20 aniversario de la muerte de Pablo Escobar, el capo del cartel de Medellín, cuya larga estela de crímenes aún son investigados.

Tras meses de intensa búsqueda y sitiado por las autoridades e incluso por ex socios, Escobar fue abatido por la policía el 2 de diciembre de 1993 en la ciudad que fue su bastión, Medellín, capital del departamento de Antioquia y a unos 250 kilómetros al noroeste de Bogotá.

Imágenes de sus atentados, de sus víctimas e historia coparon en la jornada los medios de comunicación.

“Ese personaje Pablo Escobar lo que hizo fue capturar al Estado, asesinar al que se le atravesara en su camino, construir un imperio criminal…eso es lo que hay que recordar, sus víctimas”, dijo en diálogo telefónico el senador Juan Manuel Galán, el mayor de los tres hijos del líder liberal y candidato a la presidencia Luis Carlos Galán, asesinado a tiros pos pistoleros al servicio de Escobar en Soacha, un municipio en las afueras de Bogotá, el 18 de agosto de 1989.

Fue Luis Carlos Galán de los primeros en denunciar las actividades ilegales de Escobar, que por años contó con la complicidad de algunos oficiales de la policía, militares, políticos y de la misma población de Medellín y asesinó a miles con su llamada política de “plata o plomo” o quien se resistía a sus deseos era asesinado.

Escobar, quien controló desde el cultivo de coca hasta su venta creando un emporio criminal, “apenas era un símbolo, reflejo de una sociedad, de un Estado tartamudo, de un Estado impotente, de un Estado desprovisto de defensas para responder a esos desafíos de las mafias”, añadió el senador.

“Creo que tenemos que reconstruir para las nuevas generaciones la verdad de toda esa época del narcotráfico en Colombia, no solamente lo que hizo Escobar… sino todos los grupos criminales”, destacó.

En su lucha contra el Estado para oponerse a la extradición de colombianos a Estados Unidos, Escobar desató a fines de los 80 y comienzos de los 90 una guerra que abarcó desde el asesinato de candidatos como Galán, pero también ministros, jueces, periodistas, hasta carros bombas contra sedes policiales, periódicos, plazas dejando miles de muertos y heridos.

Con la muerte de Escobar “respiramos aire puro porque el hombre duró más de 15 años de vida criminal… (fue) el único capo que se ha enfrentado al Estado y la lección es que nadie que se enfrenta al Estado… (gana porque) o se va para la cárcel, se extradita o muere”, indicó el general en retiro de la policía Luis Enrique Montenegro, quien era director de la policía judicial cuando Escobar cometía sus fechorías y finalmente fue abatido tras ser ubicado en una casa en Medellín por una llamada telefónica con su hijo.

Montenegro, uno de los que persiguió al capo, recordó el costo en vidas de la lucha antidrogas y de allí que mostró su desacuerdo con aquellos que indican que el combate contra las drogas ha sido un fracaso. A quienes dicen que la lucha fracasó “la respuesta que les doy, es que no es así. La acción contra ese crimen organizado… evitó que hoy Colombia fuera un narcoestado”.

Si no se daba esa lucha y con todo el poder corruptor de sus dineros del narco, dijo el exjefe policial en entrevista telefónica, Escobar hubiera logrado escalar en la política.




Volver arriba