Reclaman derechos sobre la historia del naufragio de un mexicano

SAN SALVADOR, El Salvador.  (EFE).- La familia del fallecido pescador mexicano Ezequiel Córdoba reclamó hoy en San Salvador su parte en los derechos de una eventual obra sobre el naufragio en el que murió su pariente y sobrevivió el salvadoreño José Salvador Alvarenga, que pasó más de un año a la deriva en el océano Pacífico.

La madre y un hermano de Ezequiel, Roselia Ríos y Jovani Córdoba, respectivamente, afirmaron en conferencia de prensa con sus abogados que existe un acuerdo “verbal” con Alvarenga relativo a que cada parte obtendría el 50 % de los beneficios económicos de un libro, película u otra obra que se haga sobre el naufragio.

Alvarenga y Córdoba salieron a pescar el 17 de noviembre de 2012 de la costa mexicana de Chiapas, pero su lancha sufrió un desperfecto, por lo que quedaron a la deriva.

Después de pasar cuatro meses juntos en la misma embarcación, el mexicano pereció mientras los dos estaban a la deriva, y echó su cadáver al de Marzo tres días después de que muriera, según Alvarenga, quien fue rescatado el 30 de enero pasado en las Islas Marshall.

El salvadoreño afirma que para sobrevivir tuvo que comer carne cruda de aves y pescados, y beber sangre de tortuga, sus propios orines y agua de lluvia para hidratarse, pero que Córdoba murió porque nunca pudo adaptarse a ese sistema de supervivencia.

El pasado viernes, Alvarenga dijo en rueda de prensa en la capital salvadoreña que quiere recrear su odisea en un libro o una película y sus abogados estadounidenses indicaron que “hay muchísimas ofertas” para una eventual obra.

Los familiares de Córdoba dijeron hoy que, cuando Alvarenga les visitó en su casa en El Fortín (México), firmaron un documento en el que ambas familias se reservan la exclusiva de la historia y acordaron “verbalmente” dividirse los beneficios a la mitad.

“Lo único que se le pide (a Alvarenga) es que se respete el acuerdo que se tomó allá en nuestro humilde hogar cuando él se acercó a nosotros”, dijo Jovani, hermano de Ezequiel.

“Eso es todo lo que buscamos aquí nosotros; que sea respetado tanto la memoria de mi hermano, tanto nuestros apellidos y la familia, y todos los puntos” del acuerdo, agregó.

“Los familiares nos pusimos de acuerdo (…) verbalmente” sobre los eventuales beneficios, puntualizó Jovani Córdoba.

“Son 50-50 que ellos han tomado en consideración”, afirmó el abogado salvadoreño de los mexicanos, Benedicto Perlera, quien mostró el acuerdo manuscrito firmado el 15 de marzo pasado.

Ese documento establece que “todo lo que se diga acá, de no ser autorizado por la familia Alvarenga o por la familia Córdoba Ríos, es totalmente falso”, indicó Perlera.

Agregó que el documento “dice también que la historia aquí se tiene que respetar y todo lo que se diga aparte de ellos no tiene validez. ¿Quiénes son los que van a dar realmente la certeza del caso? Es Salvador y la mamá de Ezequiel”, puntualizó.

“Claro que sí, sí; así es”, respondió la madre de Ezequiel cuando se le preguntó si su familia tiene que autorizar la obra que eventualmente se produzca y recibir parte de los beneficios económicos.

“Estoy aquí (para) que queden claros de que yo no he firmado ninguna clase de convenio” sobre “la posibilidad” de una película o un libro, aseguró Ríos.

Perlera, quien era también el abogado de Alvarenga, dijo lamentar que éste incumpliera con él y se presentara el viernes ante la prensa con miembros de la firma de abogados Masonek Law Offices, contratada por familiares suyos que viven en Estados Unidos.

Alvarenga visitó a la familia del pescador mexicano en marzo pasado para contarle cómo fueron sus últimos momentos y las últimas palabras que dejó para sus parientes antes de morir.

Etiquetas: