Prohíben ganancia de más de un 30%

En Venezuela ya aplican nueva Ley de Precios Justos

Una mujer busca información por celular luego de encontrar cerradas las oficinas de United Airlines en Caracas, Venezuela

CARACAS (EFE y AP).- La Ley de Precios Justos, un instrumento con el que el gobierno de Venezuela pretende controlar los precios y acabar con la escasez, entró ayer en vigor con medidas que consideran la prohibición de márgenes de ganancias superiores al 30% y penas de hasta 10 años de cárcel para los acaparadores.

El presidente Nicolás Maduro aprobó la norma en noviembre pasado a través de una ley Habilitante, usando entonces por primera vez un mecanismo por el cual puede legislar sin control parlamentario, pero estaba pendiente de ser ratificada por el Tribunal Supremo para adquirir carácter orgánico, lo que ocurrió ayer, según indicó el propio gobernante.

La ley, publicada ayer en Gaceta Oficial, establece que el margen de ganancia será establecido anualmente “atendiendo criterios científicos” por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde).”En ningún caso, el margen de ganancia de cada actor de la cadena de comercialización excederá de treinta puntos porcentuales de la estructura de costos del bien o servicio”, señala la norma.La ley prevé la aplicación de medidas preventivas y sanciones como el decomiso, la ocupación temporal de establecimientos o bienes, el cierre temporal de un establecimiento o la suspensión de licencias así como el “ajuste inmediato” de precios.Por otra parte, las aerolíneas internacionales United Airlines y Copa Airlines suspendieron ayer temporalmente la venta de boletos, sumándose a otras empresas que tomaron medidas similares en medio de la incertidumbre generada por la millonaria deuda que mantiene el gobierno con las aerolíneas y las recientes modificaciones de la tasa de cambio y los cupos que realizaron las autoridades.

United y Copa acordaron la suspensión temporal de la venta de boletos aéreos y no ofrecieron mayores detalles a los clientes sobre las razones de la medida y por cuánto tiempo se extenderá, según constató la AP en un recorrido que realizó por algunas agencias. En una agencia de American Airlines del este de la capital también indicaron a la AP que no están vendiendo boletos, pero Martha Pantin, directora de Comunicaciones de la línea, negó esa situación, y dijo que “a lo mejor no hay disponibilidad, pero eso no quiere decir que estamos parando de vender boletos”. Ante consultas sobre cuándo se abrirá la disponibilidad de boletos desde Venezuela, indicó que “la verdad que no sé, pero lo que te puedo decir que tan pronto se abra el espacio, tan pronto podremos vender’”. Sobre la situación de la millonaria deuda que mantiene el gobierno con todas las líneas aéreas, que surge de la diferencia entre los ingresos por la venta de boletos y los gastos de operaciones en Venezuela, la vocera señaló que ese tema está siendo manejado por la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela. Las autoridades no han emitido declaraciones sobre la decisión de las aerolíneas. Un empleado de Copa, que pidió no ser identificado porque no está autorizado para declarar, dijo que están a la espera de “directrices por parte de las autoridades competentes en referencia a las nuevas disposiciones cambiarias anunciadas por el gobierno de Venezuela para así nosotros reanudar la venta de boletos”. Megan McCarthy , vocera de United en Chicago, dijo que la aerolínea continúa vendiendo boletos en Venezuela , pero reconoció que los habían retenido por unas horas ya que los precios en su sistema fueron ajustados. United tiene un solo vuelo diario entre Houston y Caracas. “Cuando fue actualizado el tipo de cambio, tuvimos que retener la venta de (los boletos)”, dijo Carthy. “Pedimos disculpas a nuestros clientes porque no explicamos esto”. La incertidumbre generada por la paralización de la venta de boletos aéreos generó malestar entre algunos clientes que protestaron la medida frente a una oficina que comparten United Airlines y Copa Airlines en un centro comercial del este de la capital. “Vengo aquí a buscar solución y resulta ser que no encuentro ninguna”, dijo consternada Gretty Sivira, una docente de 39 años, que viajó en autobús más de seis horas desde la ciudad central de Barquisimeto hasta Caracas para tratar de cambiar un boleto para México que compró el mes pasado por Copa, y pedir el reembolso por otro boleto. El vigilante de la oficina le indicó que temporalmente no estaban trabajando. En una agencia de United Airlines del este de la capital se comenzó a vender boletos, pero poco después una empleada informó a un grupo de clientes que aguardaba a las afueras del local que las ventas fueron suspendidas “hasta nuevo aviso”. Al ser consultada por la razón sobre la medida, la empleada solo expresó “es la configuración, los cambios que hay en el país”.”Es lamentable de verdad porque (para) nosotros como venezolanos el día a día es una inseguridad que tú no sabes si vas a conseguir boleto y los precios”, dijo molesta Jeniffer Pérez, una docente de 45 años, tras escuchar el anuncio de la empleada. Comentó que la suspensión de la venta de los boletos tal vez tenga que ver con que “varió el precio”. El gobierno puso en vigencia ayer una resolución que elimina el tipo de cambio preferencial de 6,30 bolívares por dólar para los boletos aéreos y establece que deben ser vendidos a venezolanos y extranjeros residentes a la tasa que surja de las subastas semanales de divisas, que ha estado alrededor de 11,36 bolívares por dólar. Las agencias de viajes también suspendieron temporalmente la ventas de los boletos para todos los destinos internacionales por una solicitud de las líneas, según indicó una empleada de una de las mayores empresas de viaje del país.

El vicepresidente del área económica y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, anunció a mediados de semana la eliminación de la tasa de cambio de 6,30 bolívares por dólar para los viajeros, las remesas familiares, las operaciones por internet con tarjetas de crédito, la adquisición de boletos aéreos y los pagos de los reaseguros, los que deberán regirse ahora a la paridad que resulte de las subastas semanales de divisas. La nueva normativa entró en vigencia este viernes con la publicación en la Gaceta Oficial. La regulación también estableció reducciones y ajustes en los cupos de divisas para los viajeros a exterior y los montos que se podrán disponer para compras por internet con tarjetas de crédito. El gobierno fijó un monto máximo anual de divisas para viajes al exterior y compras con tarjeta en internet de 3,000 dólares. Los cupos para los viajes fueron ajustados hacia la baja especialmente para el estado de la Florida, donde hay importante presencia de venezolanos, que se fijó en 700 dólares. Anteriormente no se hacía discriminación por estado para viajar a Estados Unidos y se tenía un monto global de 2,500 dólares por viaje. Para las transacciones de comercio electrónico se fijó un monto de 300 dólares. Las autoridades aeronáuticas se reunieron en la víspera con las empresas aéreas para discutir la situación del sector y la deuda de más de 3.300 millones de dólares que mantiene el gobierno con las aerolíneas.

Etiquetas:,