Productores venezolanos en desacuerdo con precios fijados para el café

 

CARACAS (Notimex).- Organizaciones cafetaleras venezolanas manifestaron su desacuerdo con los nuevos precios del café aprobados por el gobierno, por considerar que son insuficientes para cubrir los costos que requiere la producción del grano.

‘El reajuste de 33 por ciento resulta insuficiente y no corresponde con las estructuras de costos de los productores’, precisó Ramón Antonio Peñaloza, presidente de la Asociación de Productores de Café del Estado Sucre (Aprocaf-Sucre).

Peñaloza en diálogo con Notimex dijo que el reajuste ubica el quintal de café lavado tipo ‘A’ en mil 600 bolívares, el tipo ‘B’ en mil 440 bolívares, y el tipo ‘C’ en mil 350 bolívares, montos que en su opinión no satisfacen sus expectativas como productores.

‘Tras un análisis profundo sobre las diversas circunstancias que impactan la actividad agrícola hemos llegado a la conclusión de que el gobierno debe sentarse con nosotros a reexaminar estos precios, pues de lo contrario tendremos que abandonar la cosecha’, advirtió.

Resaltó que los caficultores del país ya han enfrentado muchos problemas, no sólo por la baja rentabilidad de su actividad, que evidentemente ha ocasionado una caída de la producción, sino además por la escasez de insumos y la inoportuna dotación.

Explicó Peñaloza que la producción disminuyó considerablemente debido a que los productores no consiguen los materiales básicos para trabajar sus tierras, y mantener sus cosechas, aunque “algunos logran conseguir insumos del gobierno, pero no la mayoría’.

‘Por ese motivo, los trabajadores del campo sólo lograron producir 800 mil quintales de café de los mil 600 necesarios para abastecer la demanda, además de que se han hecho y se continúan haciendo esfuerzos, pero aún no se ha podido levantar la producción’, observó.

Peñaloza aclaró que sólo están produciendo el 50 por ciento del consumo nacional y que el resto lo está importando el gobierno de Nicaragua, un café de pésima calidad que procesan las torrefactoras de las empresas estatizadas.

‘Otro elemento que preocupa a los representantes del sector es la disminución de la calidad del grano. Por años, el café hecho en Venezuela se destacó por su excelencia en calidad y sabor, hoy desafortunadamente esto no es así’, se quejó el dirigente gremial.

Explicó que la escasez de insumos, e incluso el desespero de algunos campesinos los obliga a arrancar el grano antes de su maduración, y ‘ha mermado la calidad porque en realidad no hay ningún tipo de incentivo para los productores de café venezolanos’.

 




Volver arriba