Pide El Tiempo mayor solidaridad con la prensa de Venezuela

 

BOGOTÁ (Notimex).- El influyente diario colombiano El Tiempo destacó hoy que ante ‘el asedio del gobierno de Nicolás Maduro a la prensa, no queda sino respaldar a quienes hoy más que nunca deben advertir sobre los excesos de un régimen cada vez más opresor’.

‘Cuando en febrero de 1999 tomó posesión Hugo Chávez Frías como presidente de Venezuela, ni el más pesimista de los observadores habría podido vaticinar el lamentable escenario de asedio a las libertades fundamentales que hoy se viven en el vecino país’, señaló.

En su editorial aclaró que los ‘ataques a esta vienen de tiempo atrás, y señalar que los primeros fueron más bien sutiles y siempre tras el escudo de una debatible legalidad. Así salió del aire Radio Caracas Televisión’.

A juicio del editorial ‘la tendencia inicial parece mantenerse: la presión se ha ejercido de manera soterrada. Se ha tratado de asfixiar a los medios no alineados con la doctrina oficial con normas de dudoso cuño como tenazas’.

El diario advirtió que ‘hoy está suficientemente claro que este pilar de la democracia (prensa) está en la mira del régimen que comanda el heredero de Hugo Chávez’.

Recordó las cifras: ’13 medios escritos ya han tenido que cerrar, mientras otros 17 están en crisis por la falta de materia prima. Muchos de estos, entre ellos los de mayor circulación, se han visto forzados a reducir dramáticamente el tamaño de sus ediciones’.

El Tiempo pidió ‘rodear y respaldar a los colegas que hoy padecen tan inaceptable nivel de asedio. Por eso, los periódicos colombianos afiliados a Andiarios hemos emprendido una serie de acciones bajo el lema Todos somos Venezuela’.

Esta iniciativa es para ‘enviar el mensaje a nuestros colegas y, en particular, a los venezolanos de que no están solos en este crucial momento de su historia’.

El envío de ’52 toneladas de papel que, aunque significan un alivio en una coyuntura tan compleja, son sobre todo, un gesto simbólico que expresa un respaldo que es incondicional, dada la magnitud de lo que está en juego: el derecho de 30 millones de venezolanos a contar con una prensa libre’.

 




Volver arriba