Pequeñas protestas marcan los partidos mundialistas en Curitiba y Natal

Continúan las manifestaciones en Brasil.

Continúan las manifestaciones en Brasil.

SAO PAULO (EFE).- Un tumulto, que terminó con una confusión entre policías y manifestantes, en Natal, y una protesta contra la discriminación sexual y los altos costos de la Copa del Mundo, en Curitiba, marcaron hoy los partidos disputados en esas ciudades en una jornada más del Mundial de Brasil 2014.

En Natal, durante el partido en el que Estados Unidos derrotó por 1-2 a Ghana en el Grupo G, dos personas fueron detenidas por disturbios durante una manifestación en los alrededores del estadio Arena das Dunas, convocada por los sindicatos de funcionarios públicos de la ciudad.

El secretario de Seguridad Pública y Defensa Social del estado de Río Grande do Norte, general Eliéser Girao Monteiro Filho, señaló que estas dos personas fueron detenidas por intentar bloquear una de las vías próximas al estadio.

Un periodista fue también detenido y después liberado por la supuesta agresión a un policía con un micrófono cuando intentaba entrevistar a uno de los organizadores de la marcha de la que participaron unas 300 personas.

En Curitiba, donde se celebró el encuentro entre Nigeria e Irán que concluyó con empate a cero, 14 manifestantes fueron arrestados según el Centro Integrado de Comando y Control Regional (CICCR).

Los catorce manifestantes fueron detenidos después de que la Policía les impidiera acercarse al estadio Arena da Baixada y decidieron entonces quebrar vidrios de locales comerciales próximos.

El acto en Curitiba, donde está concentrada la selección española, fue convocado a través de las redes sociales en internet por el movimiento Nao Vai Ter Copa (no va haber Mundial).

Ambas protestas, a pesar de tener un fondo diferente, como las reivindicaciones laborales de los funcionarios públicos de Natal y contra la discriminación sexual en Curitiba, fueron también motivadas por los altos costos del Mundial organizado por Brasil en doce sedes hasta el próximo 13 de julio. EFE




Volver arriba