Pelean para estar en paz

1 / 4




LIMA, Perú.— En estas fechas donde la mayoría de los seres humanos vive una especie de reconciliación con el resto de la humanidad y prevalecen sentimientos de paz y nobleza existe en Perú un viejo ritual que describe todo lo contrario: Takanakuy.

Según explica el sitio superluchas.net, el vocablo viene del quechua y significa “golpearse entre sí”. El ritual se inició en Santo Tomás, capital de la región altoandina de Chumbivilcas, y ahora se ha extendido a otros pueblos y ciudades, los más destacados son Cuzco y el distrito de San Juan de Lurigancho, en la capital, Lima.

El origen de esta práctica es incierto y se pierde en la memoria del pasado puesto que era (sigue siendo) clasificado como barbárico y se confinaba al clandestinato, pero a partir de 1998 el interés de una universidad local organizó una exposición, eso aunado a las grabaciones de aficionados que se comenzaron a difundir en el resto del país le dieron el hito que se merecía este ritual.

Los gladiadores que han manifestado cierto rencor y optan por dirimir sus querellas en las festividades se disfrazan cual guerreros respetando sus tradicionales colores y simbolismos: el negro, que representa al esclavo africano llevado a los Andes; el majeño, que recuerda a los comerciantes de alcohol de una zona llamada Majes; la langosta, que simboliza una plaga de insectos que asoló Chumbivilcas, y el gallo, que representa al animal luchador.

Las mujeres también participan en este ritual, según consigna el sitio /www.rpp.com.pe.

Las peleas donde se valen de puños, patadas y agarres de todo tipo, son entre varones, mujeres y niños de más de siete años. Durante el combate grupos de mujeres cantan un tipo de música llamado huaylía acompañadas de arpas, violines, acordeones y mandolinas. Son melodías rítmicas cantadas en quechua con letras que dicen: “niño no tengas miedo cuando corran ríos de sangre”.

Los combates terminan cuando un árbitro ve la inequidad del combate y pide a ambos contendientes que se abracen y declaren si ya no hay diferencia, si aún consideran que tienen algo pendiente, el siguiente año volverán a enfrentarse.

FOTOS: DE EFE




Volver arriba