Organización de ONU destaca modelo de “habitabilidad” de Bogotá y Curitiba

TORONTO  (EFE).- El director del Instituto Internacional para la Salud Global (IISG) de la ONU, Anthony Capon, dijo que algunas ciudades latinoamericanas, como Bogotá y la brasileña Curitiba, son un modelo a seguir para diversos países por sus lecciones en “habitabilidad”.

Capon, el nuevo director del IISG que depende de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), dijo en declaraciones a Efe que “en algunas ciudades de Latinoamérica ha habido un liderazgo cívico muy fuerte, como en Bogotá y Curitiba, en ‘habitabilidad’, en permitir que la gente viva bien en la ciudad”.

Añadió que ese modelo latinoamericano está diseñando ciudades “en el interés de las personas en vez de sólo en interés del desarrollo económico o del movimiento de automóviles que es lo que vemos en otras partes del mundo, incluido Estados Unidos, Australia o Canadá”.

El director de IISG destacó como uno de los principales factores en favor de las ciudades latinoamericanas “el uso de autobuses y carriles de transporte rápido de autobuses”.

“Bogotá y otros centros urbanos son buenos ejemplos en los que se ha decidido dar prioridad a las rutas de autobuses con carriles dedicados en contraste con lo que sucede en ciudades africanas e indias, o incluso en Australia”.

“Estos sistemas de carriles rápidos para autobuses están bien desarrollados en las ciudades latinoamericanas y son un modelo muy interesante para otras ciudades del mundo” añadió.

El interés en el modelo que representan ciudades como Bogotá para el resto del mundo se produce en un momento en que IISG bajo la dirección de Capon se va a concentrar más en “un entendimiento ecosocial de la salud”.

“Nos vamos a concentrar en los cimientos ecológicos, sociales y económicos de la salud y el bienestar, en temas como el cambio climático y la salud, así como un fuerte enfoque en el impacto que la urbanización tiene en la salud” explicó Capon.

El director de IISG, cuya sede está localizada en Malasia, puso como ejemplo un estudio realizado colaboración con la institución por el investigador David Baguma sobre los efectos del cambio climático en la salud de los habitantes de Uganda.

En declaraciones a Efe, Baguma señaló que el cambio climático está relacionado con el aumento de riesgo de enfermedades vinculadas con agua, como el cólera, las fiebres tifoideas, diarrea aguda y disentería.

Según Baguma, los cambios en el clima en todo el mundo, la ruptura de las patrones de lluvia y las inundaciones causadas por lluvias torrenciales amenazan con un agravamiento de los brotes infecciosos en el continente africano.

El rector de la Universidad de la UNU, David Malone, dijo en un comunicado que uno de los principales objetivos de IISG es “ayudar a los países en desarrollo a mejorar su capacidad para lidiar con amenazas a la salud humana así como facilitar la innovación y la diseminación de información”. EFE




Volver arriba