Once mineros continúan atrapados en Honduras

TEGUCIGALPA (AP).— Once hombres continúan atrapados en una mina artesanal a unos 80 metros de profundidad en la localidad de El Corpus, en el sur de Honduras, informó un funcionario local.

“Los mineros siguen bajo tierra y ninguno de ellos ha sido rescatado”, afirmó Moisés Alvarado, jefe de la Comisión Permanente de Contingencias, en rueda de prensa afuera de la pequeña mina de San Juan Arriba. Ésta se ubica en el municipio de El Corpus, a unos 70 kilómetros al sur de Tegucigalpa.

Previamente, Alvarado había dicho que ocho hombres habían sido rescatados por numerosos voluntarios y que habían sido trasladados a un hospital.

Atribuyó su error a que “un bombero me indicó por radio que los hombres ya habían salido de la mina y que estaban bien, pero el dato fue falso. El bombero, debido al cansancio por más de 26 horas de intenso trabajo, creyó escuchar eso, y no es la verdad”.

“La tarea de salvamento continúa”, añadió.

En la operación participan más de 300 voluntarios de la Cruz Roja, bomberos y vecinos.

La pequeña mina artesanal de San Juan Arriba opera sin control del gobierno, aseguró Agapito Rodríguez, director del Instituto Geológico Nacional.

Veintidós hombres entraron la tarde del miércoles a la mina en busca de oro y poco después quedaron sepultados a causa de un derrumbe. Rodríguez informó que once mineros pudieron salir de inmediato por sus propios medios.

“Hay escasa comunicación a través de gritos con tres mineros que están cerca de la entrada, a los cuales suministramos oxígeno por un conducto conectado a un motor que está afuera del sitio”, agregó.

El alcalde de El Corpus, Luis Andrés Rueda, dijo que en la región sur de Honduras hay más de 50 minas con pasadizos de hasta 200 metros bajo tierra, donde trabajan centenares de hondureños pobres que excavan las paredes de los agujeros para extraer diminutos pedazos de oro.

Según Rueda, los propietarios de las minas rentan la mayoría de éstas a buscadores de minerales por 100 y 200 dólares al año. Tres hombres murieron sepultados en la mina de El Corpus en 2013.




Volver arriba