Nueva Ley de Inversiones, brújula sobre apertura cubana al exterior

LA HABANA, Cuba.  (NOTIMEX).- Diputados cubanos ultiman hoy detalles de la nueva Ley de Inversión Extranjera que definirá cuánto se abrirá Cuba a la radicación de capitales foráneos en su economía centralizada.

 Antes de la sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional (parlamento) de mañana sábado que la aprobará, el texto es retocado este viernes por legisladores de las comisiones de Asuntos Económicos y Asuntos Constitucionales y Jurídicos.

 Funcionarios del gobierno y medios oficiales han dejado claro que en la nueva ley, que sustituye a la número 77 de 1995, no habrá “concesiones ni retrocesos” en cuanto al rumbo socialista de las últimas cinco décadas y media.

 La sesión extraordinaria de los 612 diputados del cuerpo unicameral, que suele adoptar sus acuerdos por unanimidad, fue convocada por el Consejo de Estado el pasado 19 de marzo.

 En las últimas semanas se realizaron reuniones de los parlamentarios en varias provincias del país, donde el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca explicó los alcances de la normativa.

 Fuentes parlamentarias han adelantado que la inversión extranjera en Cuba podría ser autorizada en todos los sectores, excepto en los servicios de salud y educación y todas las instituciones armadas, salvo en sus sistemas empresariales.

 El texto de la legislación no ha sido publicado, pero la prensa oficial asegura que ofrece mayores incentivos a los inversionistas y debe contribuir al desarrollo económico del país, que afronta una profunda crisis económica y social desde hace décadas.

 Quienes arriesguen sus capitales serán exonerados durante ocho años del impuesto sobre utilidades a partir de su constitución y al expirar este periodo de gracia, pagarán un impuesto del 15 por ciento sobre la utilidad neta imponible, según el diario Juventud Rebelde.

 Pero el periódico advirtió que cuando “concurra la explotación de recursos naturales, renovables o no, puede aumentarse el tipo impositivo sobre utilidades, por decisión del Consejo de Ministros hasta un 50 por ciento.

 Déborah Rivas, funcionaria del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, dijo que las inversiones no podrán ser expropiadas, salvo por motivos de utilidad pública o interés social, “y con la debida indemnización, establecida por mutuo acuerdo”.

 Explicó que el nuevo marco de la inversión extranjera también decretará “un sustancial incremento” del pago a los cubanos contratados por los foráneos.

 Los medios locales se han abstenido hasta ahora de especificar si cubanos residentes en otros países, como Estados Unidos, que han acumulado fortunas, serán contemplados en la nueva legislación.

 El presidente de la Comisión Permanente de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional (parlamento), José Luis Toledo, explicó que la legislación otorgará carácter prioritario a la inversión extranjera en casi todos los sectores de la economía.

 En el marco de un continuo proceso de descapitalización, Cuba sufrió en la década pasada una reducción de empresas mixtas que en 2002 ascendían a 403 pero en 2012 descendieron a menos de 240.

 Algunos analistas estiman que la aceleración para aprobar una nueva Ley de Inversiones tiene como telón de fondo las tensiones políticas en Venezuela, principal socio económico comercial de la isla.

 Y recuerdan que en la década de 1990 del siglo pasado, el gobierno isleño impulso la captación de capitales foráneos a partir de la crisis que desató la caída de la Unión Soviética, entonces su aliado estratégico.- (Por Francisco Ramírez)

Etiquetas:,