Náufrago salvadoreño se reunirá con familia de ex compañero

Náufrago salvadoreño se reunirá con familia de ex compañero

SAN SALVADOR  (EFE).- El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, quien dice haber pasado más de un año a la deriva en el mar, viajó hoy a México para transmitir a la familia de su compañero mexicano de pesca, Ezequiel Córdova, las “últimas palabras” que pronunció antes de morir tras naufragar ambos en 2012.

Alvarenga viajó a la capital mexicana en un vuelo comercial desde San Salvador junto a sus padres, José Ricardo Orellana y María Julia Alvarenga, y su abogado, Benedicto Perlera, informó a Efe una fuente de la familia.

El viaje es costeado por la Fundación ALBA, perteneciente a la empresa venezolano-salvadoreña ALBA Petróleos, que entregó los billetes de avión al náufrago y su familia en un acto público celebrado la semana pasada en un hotel de San Salvador.

El pescador salvadoreño cumplirá con esta visita su deseo de reunirse con la familia de Córdova en Costa Azul (Chiapas, México), de donde ambos salieron en una embarcación de siete metros de eslora y fibra de vidrio a pescar tiburones en el océano Pacífico.

Sin embargo, según el relato de Alvarenga, una tormenta les desvió de su curso, quedaron a la deriva, Córdova murió meses después “de hambre” y de “sed”, y él arrojó su cadáver al mar.

“Él le pidió perdón a Dios” y dejó dicho a sus familiares que “no se preocupen por él”, contó Alvarenga en febrero pasado a la prensa.

Al poder viajar a México “ya se me va a quitar la desesperación que tenía por eso y ya me siento tranquilo, porque voy a ir a dar las últimas palabras de mi compañero con sus padres”, dijo Alvarenga el miércoles a periodistas cuando salía de la embajada mexicana en San Salvador tras obtener los visados.

El abogado Perlera explicó a la prensa que tras llegar a la capital mexicana viajarán hoy mismo también por vía aérea a Tapachula, de donde se trasladarán por carretera a Costa Azul, posiblemente mañana.

Los dos pescadores salieron de la costa de Chiapas el 20 de noviembre de 2012 y tras quedar a la deriva Alvarenga fue rescatado el 30 de enero pasado en las Islas Marshall, en el Pacífico Sur.

Alvarenga fue repatriado el 11 de febrero y luego estuvo una semana en recuperación en el hospital de Santa Tecla (centro), a donde volvió entre el 24 de febrero y el 4 de marzo para ser atendido de una infección parasitaria.

El náufrago sufrió una “anisakiasis”, provocada por el parásito “anisakis”, que se adquiere por el consumo de pescado crudo.

Según los relatos de Alvarenga, de 37 años, durante los meses que estuvo perdido en el de Marzo comió pescado y aves crudas para sobrevivir, además de tomar la sangre de tortugas y sus propios orines para hidratarse




Volver arriba