Martinelli inaugura construcción de monumento a víctimas de dictadura militar

Ricardo Martinelli

PANAMÁ(EFE).- El presidente panameño, Ricardo Martinelli, dio hoy la primera palada para la construcción de una plaza en honor de las víctimas del régimen militar (1968-1989) que se edificará en los terrenos de un antigua casa del exdictador Manuel Antonio Noriega, preso en Panamá.

Se trata de la Plaza Monumental en Honor a las Víctimas de la Dictadura Militar en Panamá que consistirá en un espacio apropiado para el recogimiento a manera de campo santo y un lugar público de carácter urbano, indicó un comunicado de la Presidencia panameña.

Martinelli, durante el acto, se dirigió a la vocera del Comité de Familiares de Desaparecidos de Panamá (COFADEPA) Maritza Maestre para pedir perdón nuevamente en nombre del Estado panameño por las víctimas, desaparecidos y afectados que cobró el régimen militar en el país.

“Si tuviera que pedir perdón nuevamente por lo que hicieron los gobiernos anteriores, específicamente la dictadura militar tanto del general (Omar) Torrijos como del general Noriega sepa usted que a nombre del Estado Panameño les pido perdón, les pido disculpas a todos y cada uno de los familiares y todos los que han perdido un ser querido o familiar”, afirmó el gobernante.

Empero, la vocera de COFADEPA dijo a los periodistas que el sitio escogido “no es el lugar correcto”, a la par que señaló que Noriega y Torrijos (1929-1981) no son los únicos responsables porque también, dijo, “todos los que estaban alrededor de ellos se prestaron para asesinar, perseguir y torturar”.

Un informe de la Comisión de la Verdad en 2002 documentó 70 asesinatos y 40 desapariciones, todos por razones políticas, en el régimen militar que vivió Panamá, primero liderado por Torrijos, continuado por Noriega y derrocado por la invasión estadounidense el 20 de diciembre de 1989.

La plaza se levantará en un terreno donde estaba una de las dos mansiones confiscadas a Noriega que fue demolida en enero pasado y que es propiedad ahora del Estado panameño, apuntó hoy Martinelli.

El gobernante dijo que no cree que exista algún problema legal porque ya hubo un litigio sobre este bien en el que, indicó, “se hizo todo de acuerdo con la ley, hubo apelaciones, reconsideraciones y todo, pero es una propiedad del Estado panameño”.

Por su parte, el abogado de Noriega, Julio Berríos, dijo a Efe que “es cierto que por el momento están a nombre del Estado, pero nosotros tenemos acciones en reclamación de esas propiedades”.

Berríos afirmó que si los tribunales nacionales no reconocen estas acciones legales, llegarán con sus reclamos hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Porque esa casa, al igual que las otras propiedades que se le decomisaron a la familia Noriega, nada tienen que ver con el delito de corrupción de funcionarios públicos ni con ningún otro tipo de delito que se le pueda imputar al general Noriega”, expreso Berríos.

Por otro lado, el abogado consideró que además de un monumento para las víctimas de la dictadura, también se debe hacer uno para las que produjo la invasión estadounidense, que calculó en varios miles. EFE




Volver arriba