Martinelli asegura que no sabe dónde está exjefa de inteligencia colombiana

 

PANAMÁ (EFE).- El presidente saliente de Panamá, Ricardo Martinelli, negó este fin de semana que haya hablado o que sepa dónde está la exdirectora de la central de inteligencia colombiana María del Pilar Hurtado, quien está asilada en el país centroamericano y cuya extradición ha sido solicitada por Colombia.

Martinelli expresó sobre Hurtado en la red social Twitter la noche del sábado- “Nunca la he visto, ni conversado con ella, ni sé donde vive, qué hace y mucho menos dónde está. Favor sáquenme de este bochinche (chisme)”.

La Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) expresó el viernes que el presidente Martinelli está comprometiendo la responsabilidad internacional de Panamá al seguir supuestamente protegiendo a Hurtado.

El representante de la FIDH ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el colombiano Luis Guillermo Pérez, acusó a Martinelli de tener un papel “nefasto” en el caso de Hurtado, que está asilada en Panamá desde 2010 y cuya extradición ha sido solicitada este mes por la Fiscalía colombiana para que responda como acusada en un sonado caso de escuchas ilegales.

“El presidente Martinelli ha cumplido y sigue cumpliendo un rol nefasto que compromete a Panamá por un interés personal y por su amistad con (el exmandatario colombiano) Álvaro Uribe”, declaró en una conferencia de prensa el representante de la FIDH.

Pérez estuvo en Panamá con la intención de solicitarle al Estado panameño que agilice las gestiones para que se “extradite o deporte” a Hurtado, tras la decisión tomada en mayo pasado por la Corte Suprema panameña de declarar inconstitucional el decreto, de Martinelli, que le otorgó el asilo en noviembre de 2010.

Asimismo, precisó que ha denunciado a Panamá ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Washington por lo que consideró un “atropello” a los derechos y a la justicia de las víctimas y de la sociedad colombiana, así como por interferir de “manera grave” en los asuntos internos de Colombia.

Por su parte, el periodista colombiano Holman Morris, quien acompañaba a Pérez en Panamá y afirmó ser una de las víctimas de las acciones de Hurtado en Colombia, precisó que ésta se encuentra aún en el país centroamericano, por lo que solicitó a las autoridades “extremar” la vigilancia sobre su paradero para que no haya problemas al momento en que se ordene su salida.

“Sería inadmisible que al momento de cualquier orden de extradición, deportación o captura, no se conozca el paradero de la señora Hurtado”, añadió Morris.

Hurtado conserva aún su estatus de asilada hasta que la Corte Suprema de Justicia de Panamá oficialice su decisión de declarar inconstitucional su permanencia en este país.

Al pedir la extradición, la Fiscalía colombiana recordó que existe una orden de prisión de la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá contra Hurtado, quien de 2007 a 2009 dirigió el extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, cuerpo secreto y central de inteligencia).

El DAS fue liquidado tras descubrirse una trama de espionaje durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), caso por el cual una veintena de sus funcionarios han sido procesados.

Hurtado debe responder ante la Justicia colombiana por varios delitos, entre ellos, el de concierto para delinquir agravado y violación ilícita de comunicaciones.

Esos delitos se le imputan por su presunta participación en los seguimientos e interceptaciones ilegales a periodistas, magistrados, congresistas y defensores de derechos humanos ocurridas durante el anterior Gobierno.




Volver arriba